El presidente de Cruz Roja en la capital navarra, Mikel Martínez, ha sido el encargado de prender la mecha. Comienzan nueve días de fiesta sin interrupción.

Pamplonesas, pamploneses, ¡Viva San Fermín!

Pamplona se ha vestido este domingo de blanco y rojo cuando, a las doce del mediodía, el presidente de Cruz Roja en la capital navarra, Mikel Martínez, lanzó desde el balcón principal del Ayuntamiento el tradicional chupinazo, con el que comienzan nueve días ininterrumpidos de fiesta.

El acto del chupinazo, lanzado desde el balcón principal del ayuntamiento, se ha desarrollado sin lluvia, que paró de caer sobre Pamplona quince minutos antes, ni incidentes en la plaza consistorial, abarrotada de personas.

En este acto de lanzamiento del cohete de fiestas, se han reforzado los dispositivos de seguridad para evitar que se repitan los incidentes ocurridos en 2013, cuando el despliegue de una gran ikurriña obligó a retrasar el chupinazo unos veinte minutos.

Este año se ha querido hacer en Pamplona especial incidencia en el objetivo de la erradicación de las agresiones sexuales durante las fiestas y, para ello, catorce medios de comunicación de Navarra respaldan una campaña municipal para la celebración de unos sanfermines libres de violencia machista.

En su tradicional bando de fiestas, el alcalde de la ciudad, Enrique Maya, ha apelado al "sentido cívico de los pamploneses y visitantes y en su colaboración para el buen desarrollo de las fiestas". Los sanfermines de este año tienen un presupuesto de 2,4 millones de euros, de los que 952.000 se destinan a festejos, una cifra similar a la de 2013.

En total, el programa oficial consta de 443 actos, aproximadamente uno cada media hora, aunque es la fiesta espontánea en la calle la verdadera protagonista de los sanfermines. Del total de actos programados entre el 6 y el 14 de julio, 320 (un 72 %), son de carácter musical (conciertos, verbenas, bandas de música, alardes o festivales de danza), 76 son infantiles, 30 taurinos, 9 institucionales y 8 de deporte rural. Entre ellos, uno de los de mayor éxito y participación ciudadana es el Concurso Internacional de Fuegos Artificiales, que cada noche reúne en las inmediaciones de la Ciudadela de Pamplona a miles de personas, que pueden votar a la mejor de las nueve colecciones pirotécnicas.

Pamplona no será la única ciudad que celebre los sanfermines, ya que también tienen su propio programa de actos festivos los hogares navarros de Barcelona, Madrid, Vitoria, Logroño, Zaragoza, Bilbao, Burgos, Sevilla, Valladolid y Santander, al igual que los de París, Rosario, Mendoza y Bolívar, todos ellos en Argentina.

Criticón Digital