kilos de belleza

Candice Huffine, la primera modelo no esquelética, en aparecer en el calendario Pirelli reabre la cuestión, ¿asistimos a la democratización de la tallas?

Todo empezó en junio de 2011 con aquella imagen de Steven Meisel para la portada de Vogue Italia 2011 con Candice Huffine, Robyn Lawley y Tara Lynn. El titular rezaba Belle Vere pero bien podría haber sido Mamma mia! porque lo que aquella fotografía celebraba eran las curvas femeninas, de cualquier talla. Desde la 48 de Huffine, a la 42 de Lawley. Con el tiempo, la segunda, la australiana bautizada como 'la modelo que sí come', se convertiría en la primera modelo plus size en protagonizar una campaña standard para Ralph Lauren y, un poco más tarde, esta semana, julio 2014, Candice Huffine entraba oficialmente en el olimpo Pirelli.

No le gusta que la etiqueten -"Las modelos plus somos capaces de hacer mucho más que el típico reportaje de tallas grandes que se publica una vez al año en las revistas…", reivindica- pero no reniega de su físico y desfila con orgullo sus rotundas medidas alejadas del 90-60-90. ¿Acaso no es su 100-83-110 otra fórmula de la perfección? La industria de la moda parece determinada a creerlo.

Cada vez hay más marcas que incorporan tallas más grandes y, ¿por qué no? más reales. "Ahora, ya hay muchas tiendas que incluyen una gran variedad de tallaje. Es de cajón: nosotras también tenemos derecho a ir de compras", reconocía Candice aunque lo cierto es que aún queda mucho por hacer. "Tampoco me gusta que haya una sección específica dedicada a las grandes", se quejaba la nueva chica Pirelli y no solo eso. La irrupción en el mercado de la talla XXXS también plantea ciertas dudas sobre si estamos, realmente, ante la democracia de las tallas. Por lo pronto, hay muchas mujeres que luchan por este mismo objetivo.

Sus nombres son Inga Eiriksdottir, Danielle Redman, Georgina Burke o Ashley Graham y ellas personifican el nuevo estatus de belleza. Es evidente que en el circuito tradicional de las pasarelas la delgadez seguirá siendo un factor común, pero lo que ponen de manifiesto estas jóvenes es que algo está cambiando. Hay más diversidad, más tipos de belleza, más amplitud de miras y sobretodo, menos complejos.

El calendario más sexy del mundo continúa su búsqueda de la sensualidad más allá de los cánones establecidos y si hace solo dos años nos mostraba a una espectacular Adriana Lima embarazada, 2015 será el año de Candice. No Swanepoel, no el ángel de Victoria's Secret, sino la chica estadounidense a la que todas las agencias le pedían que adelgazara en los inicios de su carrera. "Menos una. Me propusieron que formara parte de la división de tallas grandes y aunque al principio no me hizo ilusión me enseñaron fotos de mujeres bellísimas y acepté", reveló en una entrevista.

 

Después de años de denuncias y críticas a la extrema delgadez en las pasarelas y en las campañas publicitarias de moda, parece que las marcas y las agencias empiezan a tomar conciencia (y medidas). Primero fueron celebrities como JLo o Beyoncé las que nos hicieron ver que las curvas molan. Lo hemos visto recientemente con la nueva línea Violeta by Mango, que alcanza hasta la talla 52.

Pero el tema va mucho más allá: la agencia IMG Models, que tiene en cartera a tops como Kate Moss, Karolina Kurkova o Gisele Bündchen, acaba de fichar a cinco nuevas modelos, todas ellas de talla grande. Robyn Lawley fue una de las primeras plus-sized en protagonizar portadas. Pero todo apunta a que la seguirán muchas más. Agárrate, ¡que vienen curvas!

Criticón Digital