monumental barcelona

El dirigente del PP Alberto Fernández muestra un informe encargado por el alcalde Trias para construir una mezquita en la capital catalana.

El alcalde de Barcelona, el convergente Xavier Trias, ha negado por activa y por pasiva que la plaza de toros de la Monumental fuera a convertirse en una mezquita. Según el primer edil de la capital catalana, la noticia es falsa, un rumor infundado. Sin embargo, un informe municipal encargado por el propio Trias aboga por un "gran centro cultural islámico" para Barcelona. Según el documento, "la siguiente legislatura debe ser la que permita clarificar el futuro del proyecto de creación de un gran centro islámico en Barcelona. Ya hace demasiadas décadas que este proyecto se encuentra en el tejado del Ayuntamiento y ahora es el momento de preparar su resolución futura".

El documento consta de un centenar de páginas en las que se desgranan los pros y los contras de una gran mezquita y se avala y apuesta por la participación municipal en el proyecto. Así, se afirma: "El interés que puede tener un gran centro religioso musulmán en Barcelona, a imagen y semejanza de otras ciudades europeas, ha estado siempre presente en el colectivo musulmán y puesto sobre la mesa en los contactos que que algunos miembros destacados del mismo han mantenido con las administraciones locales y públicas". Contacto que Trias ha negado reiteradamente. El texto del informe sigue: "Se abriría de esta manera una fase más de la institucionalización del Islam en Barcelona y Cataluña".

El proyecto, reconocen los autores del informe, tiene sus inconvenientes, relacionados con el "control y gestión del proceso". "Toda la experiencia -continúa- de otros países europeos lo demuestra: un determinado Estado musulmán (fundamentalmente originario de los países del Golfo Pérsico) es el que financia el proyecto", lo que entraña la particularidad de que el "centro" sigue las directrices de la línea del país de origen. Aún así, las ventajas son mayores que los inconvenientes, según los asesores de Trias, que sostienen que "es un equipamiento importante para la proyección internacional de Barcelona, sobre todo en el área del Mediterráneo; una manifestación del carácter cosmpolita y tolerante de la ciudad, que reconoce su diversidad cultural como uno de sus principales valores de acuerdo con el espíritu del 'Plan municipal de Interculturalidad' y que complementaria la creación del 'Servicio Municipal para las Religiones".

El texto no cita la plaza de toros de la Monumental, enclave dilecto del capital qatarí que pretende convertirla en ese "gran centro cultural islámico", pero aboga porque el "equipamiento" se sitúe fuera del distrito de "Ciutat Vella", el casco antiguo de Barcelona donde reside la mayoría de la población musulmana: "La razón principal no es la falta de espacio sino la conveniencia de romper con la 'especialización' del barrio en el tema migratorio, lo que ya comienza a pesar en su imagen externa y, además, fomenta las dinámicas de ensimismamiento de los colectivos. Mientras que si el centro se emplaza en otras partes de la ciudad, reconocido claramente como un nuevo equipamiento de uso público de la ciudad, esta tendencia se debilitaría y la asistencia al centro se produciría con motivo de las principales celebraciones del calendario musulmán".

Ha sido el Partido Popular de Barcelona, que dirige Alberto Fernández, quien ha denunciado la existencia del informe y quien ha desvelado los pormenores del texto y del encargo. El dirigente popular ha explicado en rueda de prensa a las puertas de la Monumental que el Ayuntamiento encargó este informe en 2013 y fue presentado en el mes de diciembre de 2014 con un coste de 3.750 euros.

Alberto Fernández ha expresado su "absoluto rechazo" a la construcción de una mezquita en Barcelona ya que "nuestra ciudad no puede acoger una gran centro islámico en la que se impartirían creencias y se promoverían valores claramente contrarios a nuestras formas de convivencia y a principios esenciales como el respeto a la mujer". Y ha insistido en "la retirada de los usos religiosos como usos posibles de la Monumental precisamente para evitar la construcción de esta gran mezquita".

Criticón Digital