lince ibérico

El número de especies amenazadas conocidas llega a 16.119. Las filas de aquéllas que enfrentan la extinción se ven incrementadas por especies familiares como el oso polar, el hipopótamo y las gacelas del desierto, además de los tiburones oceánicos, peces de agua dulce y flores del Mediterráneo. Las acciones positivas han ayudado al pigargo europeo y ofrecen un destello de esperanza para los buitres de la India.

 

El número total de especies oficialmente declaradas Extintas es de 784 y a otras 65 solamente se les puede encontrar en cautiverio o en cultivo. De las 40.177 especies evaluadas aplicando los criterios de la Lista Roja de la Unión Mundial para la Naturaleza (UICN), 16.119 figuran en la lista de especies amenazadas con la extinción. Esto incluye a uno de cada tres anfibios y a una cuarta parte de los árboles de coníferas del mundo, además de una de cada ocho aves y uno de cada cuatro mamíferos que se conocen están en peligro.

La Lista Roja de especies amenazadas 2006 de la UICN, organización mundial en la que participa Ecologistas en Acción, revela nítidamente el continuo deterioro de la biodiversidad del planeta y el impacto que tiene la humanidad en la vida sobre la tierra.

Ampliamente reconocida como la evaluación con más autoridad sobre el estado global de plantas y animales, ésta mide con exactitud si se está avanzando o no hacia la meta mundialmente acordada de reducir de modo significativo el ritmo de la pérdida de biodiversidad para el 2010.“La Lista Roja 2006 de la UICN muestra una clara tendencia: la pérdida de biodiversidad está aumentando, no disminuyendo”, declaró Achim Steiner, Director General de la UICN. “Las repercusiones de esta tendencia en la productividad y capacidad de recuperación de los ecosistemas y la vida y medios de sustento de miles de millones de personas que dependen de ellos son de gran alcance. Es posible revertir esta tendencia, como lo comprueban numerosos casos de conservación exitosa. Para alcanzar el éxito a escala mundial, necesitamos nuevas alianzas en todos los sectores de la sociedad.

Salvar la diversidad biológica no puede ser tarea exclusiva de los ambientalistas; debe convertirse en responsabilidad de todos aquellos que tengan el poder y los recursos para actuar”, añadió. Casquetes polares que se derriten... Todo indica que el oso polar (Ursus maritimus) será una de las víctimas más notorias del calentamiento global. El impacto del cambio climático se siente cada vez más en las regiones polares, donde se prevé que el hielo marino del verano se reducirá entre 50 y 100% en los próximos 50 a 100 años. Se pronostica que la población de osos polares, que dependen del flujo de hielo ártico para la caza de focas y que están especialmente adaptados a la vida en el ambiente marino ártico, sufrirá una disminución de 30% en los próximos 45 años. El oso polar que anteriormente figuraba en la lista de la UICN como una especie dependiente de la conservación, se encuentra ahora clasificado como Vulnerable. (Las Notas a los editores incluyen una aclaración sobre las categorías de amenaza de la Lista Roja de la UICN).

... desiertos que mueren...

La huella global que la humanidad deja en el planeta abarca hasta regiones que parecen estar muy alejadas de la influencia humana. Los desiertos y zonas áridas aparentan estar relativamente intactos, pero sus animales y plantas especialmente adaptados también se encuentran entre las especies más raras y amenazadas. Lenta pero inexorablemente, casi sin que nadie lo note, los desiertos se están quedando sin su vida silvestre diversa y especializada. La principal amenaza a la vida silvestre de los desiertos es la caza no regulada, seguida de la degradación del hábitat. La población de la gacela dama (Gazella dama)del Sahara, que ya estaba clasificada En peligro en el 2004, ha sufrido una acelerada disminución del 80% en los últimos 10 años debido a la cacería incontrolada, y ha subido a la categoría En peligro crítico. Otras especies de gacelas saharianas también están amenazadas y parecen destinadas a correr la misma suerte del orix cimitarra (Oryx dammah) y convertirse en Extintas en estado silvestre.

Los antílopes asiáticos están expuestos a presiones similares. La distribución de la gacela de bocio (Gazella subgutturosa) abarca los desiertos y semidesiertos del Asia central y el Oriente Medio, y hasta hace pocos años su población era numerosa en Kazajstán y Mongolia. Ambos países han visto una aguda disminución de la especie debido a la pérdida de hábitat y la caza ilegal por su carne. La clasificación de esta gacela ha pasado de Casi amenazada a Vulnerable.

... y océanos vacíos

Un nuevo componente clave de la Lista Roja de especies amenazadas 2006 es la primera evaluación regional integral de algunos grupos marinos. Los tiburones y las rayas se encuentran entre los primeros grupos marinos evaluados sistemáticamente, y el 20% de las 547 especies que figuran en la lista está amenazado con la extinción. Esto confirma las sospechas de que estas especies de crecimiento lento son particularmente susceptibles a la pesca excesiva y están desapareciendo en todo el mundo a un ritmo sin precedentes.La situación crítica del angelote (Squatina squatina) y la raya común o gris (Dipturus batis), cuya presencia en las pescaderías europeas era familiar, ilustra dramáticamente el rápido deterioro reciente de muchos tiburones y rayas. Prácticamente han desaparecido de los puestos de venta.

En el Mar del Norte se ha declarado extinto al angelote (que ha subido de la categoría Vulnerable a En peligro crítico) y la raya común (que ha pasado de En peligro a En peligro crítico) ahora es muy escasa en el Mar de Irlanda y la parte meridional del Mar del Norte. A medida que la pesca avanza hacia aguas más profundas, el quelvacho (Centrophorus granulosus) de hábitos bentónicos figura como Vulnerable, con disminuciones en las poblaciones locales de hasta 95%. Esta presión de la pesca, que busca la carne y el valioso aceite de hígado de esta especie, va más allá de su capacidad de reproducción y de una pesca sostenible. Las poblaciones están destinadas a disminuir en ausencia de límites de captura internacionales.“Se está comprobando que las especies marinas están tan expuestas al riesgo de extinción como sus contrapartes terrestres; la situación desesperada de muchos tiburones y rayas es solamente la punta del iceberg”, dijo Craig Hilton-Taylor de la Unidad de la Lista Roja de la UICN. “Es preciso que se tomen medidas urgentes para mejorar sustancialmente las prácticas de gestión e implementar medidas de conservación, como acordar zonas de veda, exigir el cumplimiento de normas sobre el tamaño de la trama de las mallas y los límites de captura internacionales, antes de que sea demasiado tarde.”

Peces de agua dulce a la cabeza de la lista de extinciones

La suerte de las especies de agua dulce no es mucho mejor. Han sufrido algunas de las disminuciones más impresionantes: 56% de los 252 peces de agua dulce endémicos del Mediterráneo están amenazados con la extinción, la mayor proporción de cualquier evaluación regional de peces de agua dulce realizada hasta ahora. Siete especies, entre ellas los parientes de la carpa Alburnus akili en Turquía y Telestes ukliva de Croacia, ahora están Extintas. De las 564 especies de libélula y damselfly evaluadas hasta el momento, casi una de cada tres (174) está amenazada, incluido cerca del 40% de las libélulas endémicas de Sri Lanka.“Necesitamos los peces para la alimentación, pero la actividad humana en las cuencas, como la tala de bosques, contaminación, extracción de agua y eutrofización son los principales factores que influyen en la calidad y cantidad de agua. Esto tiene un gran impacto en las especies de agua dulce, y a su vez en el bienestar de las comunidades ribereñas”, dijo el Dr. Jean-Christophe Vié, Coordinador Adjunto del Programa de Especies de la UICN.En el África Oriental, las repercusiones de la actividad humana en el medio ambiente de agua dulce amenazan a más de uno de cada cuatro (28%) peces de agua dulce. Esto podría tener serias consecuencias comerciales y alimenticias para la región. Por ejemplo, en Malawi, el 70% de la proteína animal que se consume proviene de los peces de agua dulce.

La trucha de lago o Mpasa (Opsaridium microlepis) del Lago Malawi está sometida a la pesca intensiva durante su viaje río arriba para el desove y ha sufrido una disminución del 50% en los últimos diez años a raíz del atarquinamiento de sus desovaderos y la reducción de los caudales debido a la extracción del agua. Actualmente figura como En peligro. Además de ser una importante fuente de alimentación, los ecosistemas de agua dulce son esenciales para obtener agua potable y para el saneamiento. Más de mil millones de personas en todo el mundo aún no tienen acceso a un agua apta para el consumo. El continuo deterioro de los humedales y ecosistemas de agua dulce hará cada vez más difícil abordar esta necesidad y mantener los actuales niveles de suministro.Con su hábitat semiacuático, las libélulas se han convertido en indicadores útiles de la calidad del hábitat sobre y debajo de la superficie del agua.

En las sierras densamente pobladas de Kenia, donde se originan muchos ríos, se está promocionando a la libélula Notogomphus maathaiae clasificada En peligro, y que vive en los cursos de agua de los bosques montañosos, como una especie emblemática para crear conciencia sobre su potencial como “guardiana de la cuenca”. La protección de sus bosques ribereños también ayudará a los agricultores de las colinas somontanas, al garantizar la estabilidad de los suelos y un caudal constante de agua. Es muy apropiado haber nombrado a esta libélula en honor de la ganadora africana del Premio Nobel Wangari Maathai, incansable promotora de la protección de los recursos naturales del mundo en la lucha contra la pobreza.

En la República Democrática de Congo se reduce en 95% la población de hipopótamos, clasificados como Vulnerables

Las especies de agua dulce de mayor tamaño, como el hipopótamo común (Hippopotamus amphibious) también se encuentran en dificultades. Por primera vez figura como amenazado uno de los íconos acuáticos más conocidos del África, bajo la clasificación de Vulnerable, principalmente debido a su catastrófica disminución en la República Democrática de Congo (RDC). En 1994, la RDC tenía la segunda mayor población del África, 30,000 ejemplares después de los 40,000 de Zambia, pero su número ha caído vertiginosamente en 95%. La disminución se debe a la caza no regulada que busca su carne y el marfil de sus dientes.“Los conflictos regionales y la inestabilidad política en algunos países africanos han creado dificultades para muchos de los habitantes de la región y el impacto en la vida silvestre ha sido igualmente devastador”, dijo Jeffrey McNeely, Consejero Científico Principal de la UICN.

Otra víctima de la inestabilidad política y el desorden es el mucho menos conocido hipopótamo pigmeo (Hexaprotodon liberiensis), restringido a solo un puñado de países del África occidental. Este tímido animal de los bosques ya estaba clasificado como Vulnerable, pero la tala ilegal y la falta de capacidad para imponer la protección en las zonas más importantes lo han empujado hacia fragmentos de bosque que son cada vez más escasos. Ahora se le clasifica como En peligro, una categoría de mayor amenaza.

Un cuadro más completo de las plantas mediterráneas amenazadas

La Lista Roja 2006 incluye especies adicionales de la región del Mediterráneo, uno de los 34 focos críticos de biodiversidad del planeta, con alrededor de 25,000 especies de plantas, 60% de las cuales no se encuentra en ningún otro lugar del mundo. En el Mediterráneo, las presiones de la urbanización, el turismo masivo y la agricultura intensiva han empujado a un creciente número de especies autóctonas, como la Borraginacea Anchusa crispa y la centaura Femeniasia balearica (ambos En peligro crítico) hacia la extinción. La primera se conoce únicamente en 20 lugares pequeños y de la segunda apenas quedan menos de 2,200 plantas maduras.

La Lista Roja de la UICN: un llamado a liderar acciones en favor de la biodiversidad

Pero ¿qué se puede hacer para detener y revertir la disminución de la diversidad biológica del planeta, de la cual depende nuestro propio bienestar?

La Lista Roja de especies amenazadas de la UICN atrae la atención del mundo hacia el estado de nuestro medio ambiente natural. Se ha convertido en una herramienta cada vez más poderosa para la planificación, gestión, vigilancia y adopción de decisiones relativas a la conservación. Se le cita ampliamente en la literatura científica como el sistema más apropiado para evaluar el riesgo de extinción de las especies.Además de ser la herramienta de base científica más prestigiosa para la adopción de decisiones sobre la conservación de especies a escala mundial, su aplicación a escala nacional va en aumento. En la actualidad, por lo menos 57 países usan Listas Rojas nacionales aplicando los criterios de la UICN para definir sus prioridades de conservación.

La conservación sí rinde frutos

El estado de ciertas especies ha mejorado gracias a las acciones de conservación, probando así que la conservación sí rinde frutos.En la década de 1990, a raíz de una notable recuperación en muchos países de Europa, se duplicó el número de pigargos europeos (Haliaeetus albicilla), cuya clasificación ha bajado de Casi amenazado a Preocupación menor.

La aplicación de la legislación para proteger de la muerte a la especie, y las medidas de protección para hacer frente a las amenazas como cambios en el hábitat y la contaminación, han dado como resultado el aumento de su población. En la Isla de Christmas, en Australia, la población del ave marina piquero de Abbott (Papasula abbotti) estaba disminuyendo debido a la tala del hábitat y a la introducción de una especie exótica invasora, la hormiga loca (Anoplolepis gracilipes), que tuvo un gran impacto en la ecología de la isla. El piquero, clasificado En peligro crítico en 2004, se está recuperando gracias a las medidas de conservación y ahora ha bajado a la categoría de En peligro. Otras plantas y animales resaltados en anteriores anuncios de la Lista Roja están siendo objeto de acciones de conservación concertadas, que deben producir mejoras en su estado de conservación en el futuro cercano.

El siluro gigante (Pangasianodon gigas) del sudeste asiático, que alcanza los 300 kg, es uno de los peces de agua dulce de mayor tamaño en el mundo y en 2003 estuvo clasificado como En peligro crítico. Adoptado como una de las cuatro especies emblemáticas por el Programa de biodiversidad y uso sostenible de los humedales del Mekong, es objeto de acciones de cooperación regional en asuntos de gestión pesquera y actividades de conservación.

La rápida acción a raíz de la impresionante reducción de 97% en la población del buitre de la India (Gyps indicus), clasificado En peligro crítico en 2002, significa que el futuro se ve más seguro para esta especie y otras relacionadas. En la India ya se ha prohibido el uso del diclofenaco, fármaco veterinario que ocasionó el envenenamiento no deliberado de los buitres. Se ha encontrado un sustituto que parece ser efectivo y se usarán colonias de cría en cautiverio que garanticen la supervivencia para un programa de reintroducción.

Muchas otras especies, como el pez napoleón (Cheilinus undulates) (clasificado En peligro desde 2004) y el antílope saiga (Saiga tatarica) (clasificado En peligro crítico desde 2002) también están siendo objeto de campañas concertadas de conservación.“Estos ejemplos muestran que las medidas de conservación están cambiando la situación”, concluyó Achim Steiner. “Lo que se necesita es más de estas medidas. Los casos de conservación exitosa demuestran que no debemos ser testigos pasivos de la tragedia de la pérdida de biodiversidad y la extinción de especies que se está produciendo. La UICN, junto con los muchos actores en la comunidad mundial de la conservación, continuará promocionando mayores inversiones en biodiversidad y movilizando nuevas coaliciones en todos los sectores de la sociedad.

 

 

Criticón Digital