arroz caldoso

Esta receta, en los pueblos de la Serranía de Cuenca, es un plato de diario en estas fechas micológicas, barato, sabroso y nutritivo. En las ciudades será más dificil de conseguir los ingredientes y puede resultar un plato caro, pero merece la pena cocinarlo.

Ingredientes para 4 personas

500 g de arroz bomba

1 pollo de corral

250 g de níscalos

250 g de boletus edulis

1 trufa pequeña

2 docenas de caracoles de monte o de huerta.

½ pimiento verde

½ pimiento rojo

1 tomate hermoso y maduro

4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, 150 mililtros.

2 litros de caldo de pollo, hecho con las carcasas y restos que queden al limpiar el pollo.

 Colorante alimentario, o azafrán .

1 cucharadita de pimentón

Sal

Preparación

1. Limpiar los caracoles, lavándolos con vinagre y sal dos o tres veces hasta quitarles la mucosidad. Ponerlos en una cacerola y cocerlos durante media hora a fuego lento con un poco de sal. Reservar.

2. Limpiar el pollo dejando solamente las magras, eliminando pieles, cuello y huesos.

3. Los huesos, pieles, cuello y grasa del pollo meterlos en una cazuela con 2,5 litros de agua  y un poco de sal y ponerlos a cocer a fuego lento durante media hora, hasta que queden unos 2 litros de caldo. Reservar.

4. Las magras del pollo partirlas en trozos de unos tres centímetros de arista. 

5. Trocear el pimiento en trozos pequeños.

6. Pelar y trocear el tomate en trozos muy pequeños, o rallarlo con el rallo.

7. Poner una cacerola al fuego con las ocho cucharadas de aceite de oliva virgen extra. Añadir el pimiento, dejando que se sofría unos minutos.

8.  Añadir el pollo troceado y dejar que fría unos cinco minutos a fuego lento, removiendo para que no se pegue ni se queme.

6. Añadir el tomate y dejar que se sofría unos minutos.

7. Incorporar las setas, partidas en trozos de unos 2 centímetros de lado. Remover.

8. Incorporar la trufa cortada en finas láminas o rallada con el rallo. Remover.

9. Añadir el arroz, y dar vueltas medio minuto.

10. Añadir una cucharadita de pimentón. Remover.

11. Incorporar los dos litros del caldo de pollo reservado, caliente.

12. Incorporar los caracoles.

13. Añadir colorante alimentario.

13. Poner el fuego fuerte 5 minutos, y después bajar el fuego, rectificar de sal y dejar otros 15 minutos. Retirarlo del fuego y servir.

Con una ensalada de canónigos, lechuga rizada morada, cebolla, unas aceitunas negras y tomate, de acompañamiento y un buen postre, es un banquete digno de un obispo del Renacimiento. No hacen falta más platos en la comida para quedar satisfecho.

Acompañarlo siempre con un buen vino tinto joven de la tierra.

Esta receta, cocinada con conejo de campo o liebre sigue siendo exquisita.

 

Criticón Digital