lomo de cerdo

Es un plato muy sencillo de cocinar y de un resultado impresionante. Se puede comer caliente o frio, reciente o tras varios días, en plato o en bocadillo, solo o con guernición.

La mostaza debe ser mostaza antigua que se vende en tarros, pero si no se encontrase, la que se consume en las hamburgueserías también vale, y el resultado es equivalente.

La receta es para 4 comensales, pero se puede cocinar más cantidad de una vez, porque como fiambre, al cabo de unos días, está igual o mejor.

INGREDIENTES (Para 4 personas)

1,5 kg.de  lomo de cerdo

El zumo de 3 naranjas

3 cucharadas de mostaza 

1 cebolla

100 ml de aceite de oliva virgen extra, unas tres cuharadas.

sal y pimienta

PREPARACION  

En primer lugar no he sellado la carne al principio ya que he comprobado que la carne al horno consrva mejor sus jugos sin sellar.

En segundo lugar he untado la pieza de carne con la mostaza antigua, antes de ponerla a asar. 

La pauta es asar en el horno la carne 15 minutos por cada medio kilo de carne a 200ºC, así que la he tenido 45 minutos. 

1. Cortar la cebolla en juliana y ponerla en la base de una fuente adecuado para el horno.

2. Salpimentar y untar la pieza de carne con una cucharada de mostaza y una de aceite y ponerla sobre la cama de cebolla.

3. Mezclar el zumo de naranja con un chorro de aceite de oliva virgen extra y las otras dos cucharadas de mostaza

4. Verter el preparado sobre la cebolla.

5. Tapar la fuente bien con papel de aluminio y sellarla lo mejor posible.

6. Meterla en el horno precalentado a 200ºC y hornearla durante 30 minutos así.

7. Quitar el papel de aluminio y seguir horneando hasta completar los 45 minutos (15 más).

8. Después del horneado, cortar la pieza en rodajas de 1 cm de espesor y colocarlas en una fuente.

9, La salsa con la cebolla, que habrá quedado en la fuente de hornear, pasarla por la batidora.

10. Regar con la salsa las rodajas de asado y servir.

Con unas patatas fritas o panaderas de guarnición, pan de hogaza y un vino tinto de la tierra ya puede nevar.

 

 

Criticón Digital