rosquillas

Es una receta fácil de hacer y con unos resultados sorprendentes. A los niños les encantan, y los mayores se vuelven locos por ellas. Estas rosquillas sirven para postre, un buen desayuno, una merienda exquisita o un tentempié. Para acompañar un vaso de vino o un combinado.

Un vasito de vino moscatel con tres rosquillas es el desayuno de los ángeles y la merienda de los arcángeles.

Para los niños, 2 rosquillas con un vaso de jugo de frutas o leche, es un desayuno o una  merienda inmejorables.

Ingredientes.

3 huevos

1 vasito de yogur natural

1 vasito de aceite de oliva virgen extra

2 vasitos de azúcar

Azucar para envolver las rosquillas

600 gr de harina

1 sobre de levadura química o impulsor

1 cuchara sopera de aguardiente u orujo

Media cucharadita de canela en polvo

Ralladura de limón

 

Pasos de elaboración

1. Para hacer la receta no hay más que batir los huevos en un bol. Añadir el azúcar sin para de batir.

2. Añadimos el yogur, el aceite, la canela, el aguardiente, la rayadura de limón y seguimos batiendo.

3. Añadimos por último la harina con la levadura y mezclamos.

4. Dejar reposar 1 hora

5 Fabricar las rosquillas tomando porciones de masa, estírándolas y unéndolas en forma de anillo. Saldrán entre 40-50 rosquillas de la masa preparada.

6 En una sartén calentar abundante aceite y freir las rosquillas. Hay que dejarlas doradas, pero que no se quemen.

7 Sacar las rosquillas de la sartén y ponerlas en un recipiente con papel absorvente

8 Pasarlas por azucar hasta que se impregnen.

9 Colocarlas en una fuente

10 Servir, y ¡a comer!

 

 

Criticón Digital