crisis venezuela

Dos ex oficiales chavistas piden que Maduro dimita y se convoquen elecciones. Se profundizan las divisiones en el poder venezolano. Eran aliados de Chávez. El “país es un barco que hace agua”, dicen.

Un grupo de militares retirados, que acompañó hace 22 años al difunto Hugo Chávez en su fallido golpe contra el gobierno de Carlos Andrés Pérez, sorprendió al pedir la renuncia del presidente Nicolás Maduro y el llamado a elecciones. Venezuela “es un barco que hace agua”, opinaron debido a la arrasadora crisis que agobia al país.

Los comandantes chavistas retirados Yoel Acosta Chirinos y Carlos Guyón sostienen que “la renuncia de Maduro y de los ministros es inevitable, mientras más tiempo pasa es un sacrificio inútil”, dada la profundidad de la crisis que afecta a todos los sectores, incluidos los militares.

El ataque es el primero proveniente de los cuarteles contra el heredero de Chávez y es un exponente de las luchas internas que se están produciendo en la estructura de poder.

Estos dos ex comandantes participaron como asambleístas del Movimiento V República (MVR), fundado por Chávez, en la redacción de la Constitución de 1999. Actualmente lideran el partido Vanguardia Bicentenaria Republicana (VBR) que en su opinión “crece en votos”. Sostienen que el VBR nació “para reconquistar el proyecto originario del golpe del 4 de febrero de 1992, no para cargos clientelares”.

Los oficiales acusan a Maduro de ser el “responsable del deterioro del país porque fue ministro de Chávez y ahora presidente y no tomó las medidas necesarias para resolver los conflictos”.

Maduro, por cierto, rechaza esas peticiones de dimisión. Y acaba de anunciar un plan de revisión y reestructuración de la administración pública que inspeccionará, entre otros, aspectos del uso del presupuesto.

La carga de los dos comandantes chavistas se fue al fondo. Hicieron un llamamiento a los militares activos a devolver la institucionalidad del país y salvar la democracia “no de manera violenta sino poniéndose al lado del pueblo”, aclararon. “En la Fuerza Armada Bolivariana hay una reserva moral y ética que debe hacer respetar la Constitución. Los militares no están para llenarse de dólares y luego huir del país”.

Sostienen que “la renuncia de Maduro abriría el camino para hacer los cambios que dependerán de los acontecimientos” al señalar los pasos constitucionales: la autoridad parlamentaria asume provisionalmente la Presidencia y debe convocar elecciones en 30 días. Consideran que un mes es poco tiempo pero indicaron que se puede lograr por la “voluntad política porque los hermanos chavistas han reaccionado y quieren una solución al conflicto. De lo contrario se producirá una explosión social. ¡Esto es inaguantable¡”, exclamaron al sumarse a la renuncia que han pedido los opositores Leopoldo López, María Corina Machado, Antonio Ledezma y otros sectores de la oposición.

Pero otros líderes opositores, como el gobernador y ex candidado presidencial Henrique Capriles, rechazan esa salida. Consideran que Maduro debe permanecer en el poder y hacerse cargo de los ajustes que requieren la economía para frenar la alta inflación, el desabastecimiento y un gasto público de 15% del PBI.

El poder sobre los cuarteles lo sigue teniendo el gobierno. El 5 de julio entrante se anunciarán los ascensos y eso pesa en la cautela de la oficialidad. 

El ejército venezolano está dividido. Si Maduro favorece con nuevas jerarquías sólo a los militares que le apoyan y excluye a los que no están claramente con él, eso agregaría una nueva capa de inquietud por encima de las que ya expresan políticos opositores y la gente que hace meses viene protestando en las calles.

Criticón Digital