convoy atacado

Un convoy de civiles que huían de los bombardeos resultó alcanzado por fuego de mortero y cohetes de sistema Grad. Aún no se ha establecido el número de víctimas, que quedaron atrapadas por el fuego dentro de sus vehículos.

Un portavoz del Ejército de Ucrania ha acusado a los rebeldes prorrusos de causar una matanza de civiles al atacar una columna de refugiados que salía de Lugansk a las 9.40 horas de esta mañana.

Según el diario Pravda de Ucrania, los prorrusos habrían empleado fuego de morteros y cohetes lanzado con el sistema Grad para destruir la columna de vehículos con refugiados que salían de  la región de Lugansk.

El responsable militar de la zona, Anatoly Proshyn, en declaraciones al citado diario ofreció los detalles del supuesto ataque, del que hasta el momento no hay pruebas gráficas: "Hay un gran número de víctimas. Personas quemadas directamente en los automóviles (...) La gente no tenía tiempo para salir de los vehículos que resultaron alcanzados", dijo Proshyn.

La versión ofrecida por el portavoz de las tropas leales a Kiev es que "este convoy de refugiados estaba bajo nuestro control, para que las personas no se vean afectadas debido a los intensos combates que se libran en estas ciudades". 

El mismo portavoz declaró que el número de víctimas mortales del ataque aún no se ha determinado.

Criticón Digital