¡ESPAÑOL, NO COMPRES A QUIENES TE DESPRECIAN E INSULTAN! NO COMPRES PRODUCTOS CATALANES.

Cuando los catalanes (no todos, pero sí muchos) dicen “España nos roba” nos están llamando ladrones y no debemos asumirlo ni quedarnos con los brazos cruzados. Mientras ellos nos insultan, sus políticos sonríen.

Tenemos un arma muy poderosa que podemos emplear con un mínimo esfuerzo y que les afecta donde más le duele: en el bolsillo. ¿Por qué no usarla? Hemos visto a sus políticos dar marcha atrás cuando podían ser multados si daban determinados pasos.

 

El odio a España en los libros de texto catalanes

El odio a España en los libros de texto catalanes. 

Las multinacionales allí asentadas cambiarán su sede en cuanto sus ventas disminuyan. Algunas ya lo han hecho y otras lo están estudiando. 

Cuando compramos productos catalanes enriquecemos a Cataluña. Contribuimos a que la fuerza de los independentistas aumente. Estamos pagando la soga con la que nos ahorcarán.

Desde hace muchos, muchos años, hemos sido un mercado cautivo para las empresas catalanas y para las multinacionales allí asentadas. Bajo la dictadura de Franco nuestros ahorros fueron invertidos allí.

Así por ejemplo, SEAT fue fundada por el Instituto Nacional de Industria el 9 de mayo de 1950 ¿Quién gobernaba en España en ese año? Franco. ¿De donde obtuvo el INI el dinero para crear SEAT? De todos los españoles. Para su constitución se creó una sociedad con un capital de 600 millones de pesetas, de la que el INI contaba con un 51% de las acciones, la banca española (Banco Urquijo, Banco Español de Crédito, Banco de Bilbao, Banco de Vizcaya, Banco Hispano Americano y Banco Central. Será casualidad pero ningún banco catalán) un 42% y Fiat el 7% restante.

 Gran parte de los catalanes quieren romper España. Quieren su independencia. Olvidémonos de ellos y no compremos sus productos, ni tampoco el de las multinacionales allí asentadas. Hay productos no catalanes con igual o más calidad, que al comprarlos creará riqueza en su región. Riqueza para usted, para sus hijos, para sus vecinos… 

NO vaya de vacaciones a Cataluña. Tiene multitud de sitios en España donde será bien recibido, le hablarán en español y no lo tratarán de charnego. 

Si somos capaces de que sus ventas se reduzcan un solo 10% lo sentirán en su bolsillo y ahí les duele. NO hay mas que ver como sus políticos se han puesto de perfil en cuanto han visto que podían ser multados si daban determinados pasos. 

Pero hay más, mucho más. ¿Permiten que en Cataluña se rotule en español? ¿Puede alguien estudiar en español? ¿Qué ha pasado con los que han solicitado mas horas de clase en español? Al que lo ha intentado le han hecho la vida imposible. 

El fanatismo en Cataluña llega hasta el extremo de que el 3/10/2017 dos perros fueron vetados de un evento canino por haber sido perros policía.

Por el 1 de octubre han acusado a la policía de violadores, los han insultado, los han apedreado. Han obligado, bajo amenaza de arruinarlos, a los dueños de hoteles donde se alojaban a pedir a los policías que se fuesen. ¿Quién son los fanáticos y los intransigentes? ¿Quienes los fascistas? ¿Quienes los totalitarios? ¿Quién falsifica la historia? La guerra de Sucesión, la que para ellos es una guerra de España contra Cataluña, fue una guerra entre los partidarios de Felipe V y Carlos de Austria, a la muerte sin herederos de Carlos II el Hechizado, en la que por ejemplo la zona de Ciudad Rodrigo fue arrasada y sus pueblos abandonados durante 10 años. Y respecto a Cataluña, Ciudad Rodrigo está en el extremo del mapa de España. 

Cada año los alcaldes nacionalistas catalanes boicotean la fiesta del 12 de octubre abriendo los ayuntamientos (y eso a pesar de sentencias judiciales en contra). Son ganas de dividir, de fastidiar, de crear problemas. 

Del 1-O resaltar las mentiras de los independentistas catalanes y en particular de Marta Dedos-Rotos (hasta Pep Guardiola sabía y así lo dijo que a esta mujer le habían roto los dedos. Al ser descubierta, Marta ha reconocido que no tenía ningún dedo roto) y los 800 heridos. 

Entre los empresarios mas partidarios de la independencia de Cataluña se encuentran los hermanos Carulla, propietarios de Agrolimen y a través de esta de marcas como Gallina Blanca, Avecrem, la comida para mascotas Affinity y los fideos-basura Yatekomo. Según Libertad Digital financian a los diarios del proceso, a las “instituciones culturales” y a entidades separatistas. Son dueños del diario separatista ‘Ara’.

Según OK diario, además de Artur Carulla, entre los empresarios más nacionalistas se encuentran Antón Raventós (Codorniu) y Víctor Grifols. 

Lo que no entiendo de estos empresarios nacionalistas es que nos odien y simultáneamente quieran nuestro dinero. 

Identificación de productos catalanes

 

A pesar de lo que se dice en la red, no existe una forma de identificar los productos catalanes. 

Lo del código de barras catalán es un mito. Los productos españoles tienen un código de barras que comienza por 84. En un momento, en Cataluña se pensó en usar el 15. Pero el 15 es una numeración gestionada por Estados Unidos y en consecuencia no lo usa ningún producto. Si desea saber más sobre este tema vea el artículo: “El mito del código de barras Catalán”. 

Aparte del código de barras que tal y como digo en el párrafo anterior no se usa el 15, tampoco nos son validas los dos siguientes para identificar el lugar de fabricación de los productos. 

El Registro Sanitario Industrial “RSI” (conjunto se números terminados por “/ y dos letras” que corresponden a la provincia. Por ejemplo: R.S.I xx.xx.xxx /CU corresponde a Cuenca) no figura en la mayor parte de los productos, ya que solo afecta a las industrias y establecimientos dedicadas a la alimentación, situadas en territorio nacional. 

En algunos, pero solo en algunos, aparecen dentro de un ovalo tres líneas: España en la superior, números terminados en dos letras que corresponden a la provincia y en la inferior CE. 

El código de barras de un bote de Cola Cao comienza por 84 (el código de España) y no presenta RSI y tampoco el óvalo citado.

Criticón Digital