Estimados convecinos:

Os dedico estos ripios a todos los que sufrís mi pecado original.

 

Ovillejos del Ayuntamiento.

 

¿Quién debe dimitir con pena?

-Azucena.

¿Quién tiene la soga al cuello?

-Redruello.

¿Y es malvada cuál arpía?

-García.

A base de engaño, bellaquería,

indignidad y encanallamiento,

dirige nuestro Ayuntamiento

Azucena  Redruello García.

 

Para los puristas: no son versos octosílabos, porque para esta señora no pierdo el tiempo en métrica, pero sí son ovillejos con gracia.

¡VIVA PRIEGO!

Criticón Digital