encuesta

El PP de Casado está recuperando parte del electorado perdido por los casos de corrupción y empata con el PSOE  a 106 diputados.

Desde el mes de junio, los socialistas han retrocedido casi dos puntos en estimación de voto hasta quedarse en un 27 por ciento y 106 diputados.

Ciudadanos se sitúa ya con 68 diputados.

Podemos se desploma y conseguiría 43 diputados.

Vox entra en escena en el Parlamento: consigue 1 diputado.

La llegada repentina de Pedro Sánchez a La Moncloa aupó al PSOE, de la noche a la mañana, a la primera posición en las encuestas, pero una vez en el poder el desgaste ha sido igual de rápido. Los socialistas han perdido 12 escaños desde el mes de junio y con ello toda la ventaja lograda sobre el PP, que empata a 106 diputados en la primera posición, según la última encuesta de GAD3 para ABC.

La moción de censura del pasado 1 de junio resucitó a un PSOE que en las encuestas aparecía estancado en tercera posición, por detrás del PP y Ciudadanos. De golpe, los socialistas subieron al primer puesto con un 28,8 por ciento de estimación de voto y 118 diputados, y dejaban atrás a un PP noqueado por la pérdida de poder, y con Mariano Rajoy haciendo ya las maletas. El «efecto Moncloa» ha durado poco en el PSOE. En este momento, tres meses después, baja a un 27 por ciento, con 106 diputados, los mismos que el PP, aunque en estimación de voto supera a éste ligeramente.

Con todo, el PSOE sigue mejor que en junio de 2016, cuando en las urnas obtuvo el peor resultado de su historia reciente, con un 22,7 por ciento y 85 diputados y Pedro Sánchez como candidato. Si algo tiene consolidado este partido ahora mismo es su liderazgo en la izquierda, pues queda muy lejos ya el tiempo en que Podemos amenazaba con saltarle por encima y ocupar su espacio.

La coalición Frankenstein

Los 106 escaños que sumaría ahora, según el estudio de GAD3, no le servirían para reeditar la coalición con la que Sánchez ganó la moción de censura, y que se bautizó como Frankenstein. Aunque sumara los 43 diputados de Unidos Podemos, los 11 de ERC, los siete de la antigua Convergencia, los seis del PNV y los dos de Bildu, sus socios de la moción, se quedaría en 175, justo la mitad del Congreso. Le faltaría uno para llegar a la mayoría absoluta, y Sánchez no podría ser investido, ni en primera ni en segunda vuelta.

Si la foto fija de este momento se reprodujera en unas elecciones generales, el PP lograría 106 diputados, pero la calculadora le favorece, aunque sea por muy poco. Tendría que pactar con Ciudadanos (68 diputados) y con el PNV (seis), para obtener 180 diputados.

El PP mejora de forma moderada desde el mes de junio, cuando se quedó en el 25,6 por ciento, con 101 escaños. Ahora estaría en el 25,9 por ciento, y 106 diputados. Pero su avance es mucho más evidente si se compara con el barómetro del CIS, realizado a primeros de julio, en plenas primarias de los populares. El PP estaba entonces en el 20,4 por ciento, empatado con Ciudadanos, y muy lejos del 29,9 por ciento del PSOE. La elección de Casado en el congreso nacional del PP ha servido de revulsivo en esta formación política.

Escaño para Vox

En el estudio de GAD3 hay una novedad: la subida de Vox, que tendría por primera vez representación parlamentaria, con un 1,5 por ciento de estimación de voto, que se traduciría en un diputado. La agitación de la memoria histórica por parte del PSOE ha dado alas a esta formación, situada más a la derecha que el PP.

Ciudadanos mejora algo respecto al mes pasado, pero con un 20,6 por ciento sigue lejos de su mejor momento, en enero pasado, cuando saltó a la primera posición en estimación de voto, con un 26,2 por ciento. Ahora obtendría 68 diputados, 38 menos que el PP y el PSOE.

Podemos ha frenado su caída en los dos últimos meses y se beneficia del desgaste prematuro del PSOE en el poder. La formación de Pablo Iglesias sigue en cuarta posición, con un 15,9 por ciento y 43 diputados, casi tres puntos más que el pasado mes de junio, pero aún lejos del 21,1 por ciento que consiguió, junto a sus marcas territoriales, en las urnas en el verano de 2016, con un total de 71 diputados.

Los nacionalistas aprueban a Sánchez con un 5,6

Albert Rivera tuvo, durante mucho tiempo, mejor valoración que el líder del PP, cuando este era Mariano Rajoy. Pero la elección de Pablo Casado como presidente de los populares le ha hecho sombra. De entrada, Casado empata con Rivera: ambos tienen un 4,2, dos décimas menos que la calificación que obtuvieron en julio.

El mejor valorado es Pedro Sánchez, con un 4,5 aunque baja tres décimas desde el último barómetro de GAD3. En el lado opuesto se sitúa Pablo Iglesias, que con un 3,3 es el líder nacional peor valorado por los ciudadanos.

Los votantes del Partido Popular han recibido a Pablo Casado con una calificación de 6,6. El líder del PP consigue casi un empate entre los electores de Ciudadanos, que lo puntúan con un 4,6. Los simpatizantes de Podemos son los más duros con Casado: le otorgan un 1,2, mientras que los socialistas lo valoran con un 2,4. 

Pedro Sánchez consigue una calificación de 6,9 entre los electores de su propio partido, que también aprueban a Pablo Iglesias: un 5,3. Los votantes nacionalistas se muestran especialmente satisfechos con el líder socialista, y le aprueban con un 5,6.

Criticón Digital