Azucena, ¿no te cansas de hacer el ridículo?

Lo del 28 de septiembre no se lo creían ni los guardias civiles que esta descerebrada hizo desplazarse desde no sé donde. Aún están dudando si era verdad o no a lo que venían.

Si no fuera porque eres la alcaldesa de mi ciudad te diría que eres tonta del culo, tontita, tontaina, tonta de capirote, tonta de los cojones, tonta a las tres y a las tres y media, tonta de mierda, tonta de baba, tontalaba, tontina, tonta en la luna y en la tierra, tontachorras, tonta en la Puerta del Sol y en la Plaza de Priego, tontapollas, tontorrona, tontita, tontilla, tontona, tontorrona, TONTILOCA, tontuela y cuatrocientas acepciones más de tonta; la estulticia hecha fenómeno de mujer. Pero no te lo voy a decir.

CRONOLOGÍA DE LOS HECHOS.

Desde 1985 hay un litigio sobre la propiedad de esos terrenos. El Ayuntamiento decidió que iba a ensanchar una calle en terrenos de casco urbano consolidado, sin expropiar. Eso es la cuadratura del círculo. Llevamos 30 años con este litigio, insoluble si no hay expropiación. Muchos alcaldes han intentado solucionarlo sin pagar y no lo han conseguido, pero llegas tú y  lo quieres resolver a las bravas, con dos peones para derribar una valla y solicitando ayuda de la Delegación del Gobierno, por si Nicolás Cano se oponía al derribo de su valla.

Pues bien, el día de autos, 28 de septiembre a las 8,30 de la mañana, nos presentamos los buenos y los malos para derribar la valla. El descojone se oye en Sebastobol. La valla sigue en su sitio.

Azucena: nos estamos despelotando de ti en todas las tertulias. Eres el hazmerrreír de la digna ciudad de Priego, de Alcalá y de Zamora, Se chotean de ti hasta los perros.

Nos quedan siete meses de divertimiento. ¡No te vayas todavía, no te vayas por favor...!

Ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja.

¡Que me descojono!

Por cierto: una valla que vale 6.500 euros más IVA, presupuesto del Ayuntamiento. Nicolás debe estar saltando de alegría (la valla le costó a Nicolás 350 euros). Lo de la valla más la expropiación le da para correrse una buena juerga.

 

 

 

 

 

 

Criticón Digital