¡Por España!

El que quiera defenderla

honrado muera;

y el traidor que la abandone

no encuentre quien le perdone,

ni en Tierra Santa cobijo,

ni una Cruz en sus despojos,

ni la mano de un buen hijo

para cerrarle los ojos. 

Hoy en día corren malos tiempos para aquellos que sentimos la Nación Española como un concepto indiscutible.
Cuando nuestros ideales se ven aplastados continuamente por una cohorte de personajes cuyas palabras o acciones tienden a oponerse a la noción y sentimiento de unidad que la palabra España trae consigo, no viene mal recordar a muchos que lo que nos preocupa fundamental y principalmente es nuestro país, España, siendo todo lo demás secundario.
También viene bien el brindis de los antiguos Tercios de Flandes que escribió el ilustre D. Eduardo Marquina en su obra "En Flandes se ha puesto el sol" y que, creo recordar, figura en alguno de los libros de Pérez Reverte.
Leyéndolo, encontramos en su espíritu un ideal al que todos hemos de apuntarnos. Lo demás…, es accesorio.
Hoy como ayer y para siempre, ¡VIVA ESPAÑA!

Criticón Digital