cataluña

Estamos con la vista puesta en las elecciones de este domingo 27 de septiembre. No sólo los catalanes por conocer quién será el próximo Presidente de la Generalidad, sino todos los españoles están pendientes y preocupados por saber si el reto de la lista independentista de Convergencia y Esquerra consigue sus objetivos o no.

El próximo domingo 27 de septiembre se decidirán muchas cosas en Cataluña. El posible triunfo de las fuerzas independentistas podría acabar con la democracia de la transición y obligarnos a crear un nuevo marco de convivencia para España en el que, quizás, ya no estuviera incluida Cataluña. Con todo, el órdago de Mas y Junqueras con Junts pel sí, les puede salir caro, ya que cualquier resultado que no sea un triunfo claro, les dejaría en una situación compleja, porque difícilmente podrían defender su hoja de ruta hacia la soberanía, sin el respaldo, como mínimo de la mitad de la población catalana. Por ende, no hay que olvidar que a pesar del carácter plebiscitario que han querido otorgar a las elecciones, lo que realmente se vota es la composición del Parlamento catalán y quién será el nuevo Presidente de la Generalidad. Una mayoría insuficiente de Junts pel sí, les dejaría en una posición incómoda de gobierno, dado que la lista soberanista cuenta con muchos candidatos independientes, con una disciplina de voto por definir y la amalgama de dos formaciones como Convergencia y Esquerra, que política, económica e ideológicamente están en las antípodas la una de la otra.

Para los partidos con una perspectiva nacional: PP, PSOE, Ciudadanos e incluso Podemos e IU, que comparecen unidas con ICV en estas elecciones bajo el paraguas de Catalunya sí que es pot, estos comicios pueden marcar una tendencia de cara a las generales de fin de año. Un punto de partida en la carrera hacia la Moncloa, más allá de vencer a los soberanistas en el pulso que estos han planteado.

Para la CUP y Unió esta es la hora de la verdad, el momento de saber si las alternativas que representan sus propuestas tienen verdadera cabida en el complejo marco de la política catalana o no.

Desde Criticondigital hemos querido presentar el Sondeo Electoral Definitivo del 27 S, un análisis independiente que no ha sido financiado por ningún partido o grupo de presión y que se ciñe a las respuestas de 844 ciudadanos catalanes, mayores de 18 años, que nos han confesado a quién piensan votar el 27 S.

De menor a mayor, un ajustado 2’3 % de los catalanes sostiene que votará a Unió Democrática, lo que la sitúa justo en el límite del acceso al Parlamento catalán. La CUP se consolidaría como alternativa, mejorando sus registros anteriores con un estupendo 8’3 % de los votos, muchos de sus votantes vienen heredados desde ERC, donde no todos han entendido la alianza contra natura de su partido con Artur Mas.

Un razonable 10’5 % de los encuestados responde que votará al PP catalán del siempre polémico Xavier García Albiol. Fuerte incremento, en relación con los resultados de 2012, para Ciudadanos, encabezados por Inés Arrimadas, que lograrían un histórico 13’3 % de los sufragios.

La tercera plaza sería para el PSC – PSOE con un 13’4 % de los votos, con Miquel Iceta remontando los peores pronósticos, al ritmo de sus bailes y de su eficaz actuación en el debate televisado de los candidatos.

La segunda posición sería para la coalición de izquierdas Catalunya Sí que es Pot, con un espléndido 14’6 % de los sufragios, superando también las expectativas previstas.

La lista independentista Junts pel Sí, sería la triunfadora de estas elecciones, ya que la votaría un notable 35’7 % de los catalanes. Una victoria holgada pero que les dejaría lejos de la mayoría absoluta que les hubiera legitimado para continuar adelante con el proceso soberanista y con la necesidad de encontrar un socio más para poder formar un Gobierno estable.

 

Criticón Digital