atentado kabul

Dos policías españoles han muerto como consecuencia del atentado talibán a una casa de huéspedes contigua a la Embajada española en Kabul, Afganistan. Se trata del agente  Isidro Sanmartín Hernández,  de 48 años, y del subinspector de la Policía Nacional Jorge Garcia Tudela, residente en Granada,

Al menos diez personas fallecieron y nueve resultaron heridas durante el ataque lanzado este viernes por un mínimo de cuatro insurgentes talibán en los alrededores de la Embajada española en Kabul, según fuentes oficiales del país centroasiático.

Una fuente policial citada por Reuters ha indicado que habría al menos tres insurgentes implicados en el asalto, cuyo objetivo sería una casa de huéspedes anexa a la Embajada española.

Los talibanes han reivindicado la autoría del atentado registrado este viernes en el centro de Kabul y han precisado que el objetivo era una casa de huéspedes. Zahibulá Muyahid, ha indicado que el atentado ha sido obra de un suicida y ha dejado numerosas víctimas. «La guerra sigue a buen ritmo», ha subrayado.

El portavoz del Ministerio del Interior, Sediq Sediqqi, ha indicado que la explosión sería resultado de un coche bomba que ha estallado en «las proximidades de la zona de Shir Pur». «Estamos trabajando para obtener más detalles», ha añadido, en su cuenta de Twitter.

La Embajada española en Kabul (Afganistán) ha sufrido este viernes un ataque terrorista, según ha confirmado el Ministerio de Exteriores, que ha avanzado que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, informará esta tarde del suceso en Orihuela (Alicante). En el atentado ha resultado herido al menos un policía español.

Una fuente policial citada por Reuters ha indicado que habría al menos tres insurgentes implicados en el ataque, en el que habrían fallecido al menos dos personas. "Tras una explosión en un coche, algunos terroristas entraron en una casa de huéspedes cerca de la Embajada de España. Las fuerzas especiales han llegado al área y la zona ha sido acordonada", indicó el jefe de Emergencias del Ministerio de Interior afgano, Homayoon Aini.

El ataque comenzó sobre las 18.00 hora local (13.30 GMT) en el área de Sherpor, en la que se concentran embajadas y edificios gubernamentales. La Embajada española está protegida por la Unidad de Intervención Policial (UIP). El jefe del Departamento de Investigación Criminal de la Policía de Kabul, Faraidoon Obaidi, detalló que algunos guardias de seguridad de las embajadas de la zona están realizando disparos al aire, lo que hace que la situación sea "confusa" en el área.

El portavoz del Ministerio del Interior afgano, Sediq Sediqqi, ha indicado que la explosión sería resultado de un coche bomba que ha estallado en "las proximidades de la zona de Shir Pur". "Estamos trabajando para obtener más detalles", ha añadido, en su cuenta de Twitter. Las fuerzas de seguridad han acordonado la zona y al lugar se han desplazado ambulancias.

Los talibán han reivindicado la autoría del atentado. A través de un mensaje en Twitter, su portavoz, Zahibulá Muyahid, ha indicado que el ataque ha sido obra de un suicida y ha dejado numerosas víctimas. "La guerra sigue a buen ritmo", ha subrayado.

La agencia afgana Pajhwok ha informado de al menos dos muertos mientras que la ONG italiana Emergency ha indicado que su hospital, situado a 700 metros de la embajada, ha recibido a siete pacientes afganos.

España mantiene un contingente de 21 militares en el cuartel general de la misión Resolute Support de la OTAN en la capital de Afganistán que realizan sobre todo labores de asesoramiento al Ejército del país. Los militares españoles han formado parte desde el año 2002 de las operaciones que la OTAN ha ido lanzando en Afganistán para mantener la estabilidad tras la caída del régimen de los talibán y asesorar a las fuerzas afganas a hacerse cargo de su propia seguridad.

Esta ha sido una de las misiones internacionales que más recursos ha requerido para las Fuerzas Armadas españolas (ha llegado a tener hasta 1.500 efectivos desplegados simultáneamente) y la que más bajas ha registrado: un total de 100 militares han perdido la vida en combates y atentados a lo largo de 13 años de misión.

El ataque en Kabul se produce días después de que los talibanes asediaran durante 27 horas el aeropuerto de Kandahar, la mayor base militar en el sur de Afganistán. En ese asalto fallecieron al menos 50 personas al introducirse en el complejo 11 terroristas suicidas que tomaron rehenes.

Criticón Digital