ana sala

Una concejal del PP en Alicante se sacude los complejos de su partido:

“Ni dictadura ni leches. Con Franco se vivía de maravilla”

“Estoy convencida de que recibí un mundo mejor del que dejaré un día de estos. Lo siento por mis hijos, nuestros hijos. ¡Cuánta tontería e insensatez!”. 

Ana Sala, portavoz del Partido Popular y delegada de Territorio, Proyectos Estratégicos y Obras, Aguas, Comunicación y Amas de Casa en la localidad alicantina de Calpe, ha levantado una gran polémica en redes sociales. ¿La razón? Romper un tema tabú y asegurar en su perfil de Facebook, en referencia al régimen franquista, lo siguiente: “Ni dictadura ni leches. Se vivía de maravilla”. Una afirmación que comparte un creciente número de españoles.

La edil publicó en primera instancia lo siguiente en su cuenta de la red social: “Estoy convencida de que recibí un mundo mejor del que dejaré un día de estos. Lo siento por mis hijos, nuestros hijos. Cuánta tontería e insensatez!!”.

Como era previsible, estos comentarios han despertado numerosas críticas y peticiones de dimisión, entre las que se encontraban las de representantes de los tres grupos de la oposición. La dictadura del pensamiento único no permite disensiones ni razonamientos distintos a los establecidos por el Sistema. Los adalides de la ‘libertad’ no permiten que un cargo público defienda su propio punto de vista en pleno uso de su libertad moral e intelectual. Una vez más, las verdades oficiales se imponen a cualquier consideración discordante. En esta España supuestamente democrática, se respeta el derecho a elogiar hasta el empalago al régimen bolivariano de Venezuela, aunque más de la mitad de los venezolanos no puedan adquirir alimentos ni medicinas. En cambio se criminaliza ese mismo derecho cuando el destinatario es el régimen en el que medraron políticamente muchos de los inquisidores del presente. Condenar el franquismo, sin refutación posible, forma parte de uno de los inquebrantables dogmas de esta abominable democracia.

De hecho, tanto Podemos, el PSOE y, cómo no, Ciudadanos, han pedido públicamente que Ana Sala dimita inmediatamente. No obstante, por el momento la aludida no ha hecho declaraciones al respecto y el PP tampoco se ha pronunciado.

Cabe recordar que Ana Sala propuso en el pasado rotular cuatro calles con el nombre de los cuatro primeros alcaldes del régimen franquistas. Sin embargo, días después rectificó y se propusieron otros cuatro nombres diferentes.

Criticón Digital