Hoy, durante la sesión de investidura del candidato a la Presidencia del Consejo de Ministros, Pablo Iglesias, líder de Podemos y Xavier Doménech, líder de Barcelona en Comú, han protagonizado el acto más escandaloso de toda la jornada, y quizás de lo que llevamos de legislatura, al abrazarse como amantes y darse un prolongado beso en los labios.

El beso de Iglesias y Doménech puede tener un triple significado.

1- Llamar la atención de los medios de comunicación. Estos de Podemos, y en particular Iglesias, no aguantan no ser ellos el centro de atención de las cámaras y de los periodistas. Así que inventan cualquier acto escandaloso para convertirse en los protagonistas. Ya lo comprobamos con Carolina Bescansa llevando a su hijo al Congreso en la sesión de constitución y zarandeándolo de mano en mano, a riesgo de que sufriese un accidente, todo por un minuto de gloria ante las cámaras. Este beso, un beso de amantes homosexuales, buscaría el protagonismo absoluto de la mañana, escandalizando a toda España y parte del extranjero.

Pablito, el hijo de Iglesias y Doménech.

 

2. Emular a Brezhnev y Honecker, líderes comunistas de la URSS y de Alemania Oriental, dejando constancia de su admiración por estos dos criminales dictadores que tanta sangre inocente derramaron y a tantos justos llevaron a los campos de concentración de Siberia. Es lo más lógico en estos dos aprendices de dictadorzuelos caudillistas.

Resultado de imagen de beso entre breznev y honecker

 

3- El beso que Michael Corleone le dió a Fredo Corleone anunciándole su próxima ejecución por haberlo traicionado, en la película El Padrino II.

Si es éste el caso, no apuesto por Doménech ni un euro de madera.

Resultado de imagen de beso de michael corleone a su hermano en el padrino II

Criticón Digital