ramon espinar

Resultado de imagen de ramón espinar padre e hijo

El padre del senador podemita declara por el escándalo de las 'black card'

¡Vete preparando cigarros para tu padre, Ramón Espinar!: le piden cuatro años de cárcel.

El exalcalde de Leganés entre 1979 y 1983, a grito pelado en la sala: "Yo no soy un chorizo".

El pasado siempre vuelve y cuando se tuitean cosas como estas teniendo a un padre implicado en uno de los mayores escándalos económicos en años, el de las 'black card' de Caja Madrid, al final te pueden dar una paliza virtual, pero a base de bien.

El hijo, el senador podemita, inquisidor de los  peperos, no abre la boca. 

 

El caso es que este 5 de octubre de 2016 ha tenido que prestar declaración el padre del senador podemita Ramón Espinar por ese uso fraudulento de las tarjetas negras de la entidad crediticia madrileña. Ramón Espinar, que comparte nombre y apellido con su hijo, trató de escurrir la evidencia al grito de: Yo no soy un chorizo.

Pero más allá de esa grandilocuencia verbal, las evidencias hablan por sí mismas y los datos irrebatibles son que Espinar dilapidó nada más y nada menos que 178.399 euros. El fiscal solicita una pena de 4 años de cárcel y una multa de 81.000 euros por apropiación indebida.

El exalcalde socialista utilizó la tarjeta para todo tipo de gastos como agencias de viajes 6.436 euros, y habría retirado 17.450 euros en cajeros automáticos, al margen de 2.000 euros de gastos en zapaterías, 8.531 euros en alimentación gourmet o 18.356 euros en ropa y toda una serie de artículos de lujo como bolsos de Loewe.

CACHONDEO EN TWITTER.

Y claro, los tuiteros más avezados no han dejado escapar la ocasión de ponerle sal y pimienta a este asunto tan jugoso:

Resultado de imagen de ramón espinar padre e hijo

Criticón Digital