errejponeo

La guerra interna por el liderazgo de la fábrica de amor podemita está a punto de convertirse en un tema de la prensa rosa.

¿La culpable? Una lacrimosa carta de amor de Pablo Iglesias a "su amigo, compañero y hermano" Íñigo Errejón publicada en 20Minutos a las puertas de la batalla final en Vistalegre ha llevado a que algunos propongan que el próximo debate lo hagan en 'Sálvame'. Y con polígrafo, por favor.  Una carta más cursi que un ataúd con pegatinas de agencias de viajes.

El mismo Iglesias que fulminó sin contemplaciones al intimo amigo de Errejón, Sergio Pascual, sin mediar palabra, es el que ahora le escribe a su amigo en un tono cursi y empalagoso --"hoy no te escribe tu secretario general, te escribe tu compañero y tu amigo"-- que da vergüenza ajena por el intento bochornoso del líder de Podemos de querer hacernos creer que la guerra entre ellos es culpa de la exageración de los medios.

La primera idea de fuerza que le arroja Iglesias como una bofetada es que Podemos debe confluir con fuerzas afines. Se lo dice por la oposición de Errejón a fusionarse con Izquierda Unida por miedo a que Podemos se eche en manos de extremistas y pague por ello un precio muy caro como al final acabó pagando.

El otro recadito que le manda Iglesias tiene que ver con las listas. En Vistalegre no estará en cuestión el liderazo del macho alfa podemita --Errejón ha reconocido que su líder es Pablo Iglesias--sino quienes van en las listas, que ese es otro tema, como diría Miguel Urban.

Los errejonistas apuestan por un sistema por el que cada elector reparte sus puntos entre diferentes candidatos -como las nominaciones de Gran Hermano, pero en positivo- mientras que los pablistas prefieren mantener el tradicional sistema de listas que viene a repartir el 80% de la dirección a la candidatura más votada y sólo el 20% a la segunda con más apoyos.

La carta de Iglesias se publica después de que más de 300 cargos públicos y orgánicos de Podemos hayan lanzado un manifiesto pidiendo que primero se voten los documentos sobre la hoja de ruta política y la estructura orgánica a adoptar, para después elegir a la nueva dirección de la formación morada.

Era la primera vez que Errejón respalda con su firma una iniciativa que abogue por seguir una línea contraria a la defendida por el secretario general, Pablo Iglesias.

"Si en el primer Vistalegre se discutió la votación por separado o no de los documentos Ético, Político y Organizativo, ahora sería un grave retroceso reducir el debate a si los documentos van tener o no un tiempo propio para ser discutidos", apunta el manifiesto titulado Recuperar la ilusión.

Iglesias termina su carta de amor tendiéndole la mano a su amigo.

La respuesta de Errejón... en el próximo número de 'Diez Minutos' o . ¡Que se besen, que se besen...!

Transcribimos la carta "amosrosa" más cursi que un ataúd con pegatinas de agencias de viaje.

la gente leyera nuestros chats, sabría por las risas y las bromas que somos amigos. El otro día hablábamos de esos raperos que nos habían dedicado una 'pelea de gallos'. Te decía que me preocupaba que nuestra relación se convirtiera en una telenovela en los medios. Me respondías, con razón, que eso formaba parte de la extraña cultura pop asociada a Podemos.

Dándole muchas vueltas a eso y a todo en las últimas horas, me he decidido a escribirte esta carta abierta, para decirte lo mismo que te diría en uno de nuestros chats. Pocos saben que, muchos días, nada más levantarnos nos llamamos y nos contamos lo que vamos a decir cada uno en los medios. Y que nos echamos unas risas calculando que, sea lo que sea lo que digamos, se convertirá siempre, aunque hayamos planificado lo contrario, en que "Íñigo contesta a Pablo" o "Pablo contesta a Íñigo". Así que hoy he decidido "contestarte" escribiéndote desde un periódico (y que los demás titulen lo que quieran...).

Creo que somos de los pocos que se pueden permitir algo así sonando creíbles y honestos. Como quizá eso no dure siempre, quiero aprovecharlo. Eso sí, como cuando chateamos o hablamos por teléfono, hoy no te escribe tu secretario general, te escribe tu compañero y tu amigo.

Debemos subordinar nuestro trabajo parlamentario a una estrategia más amplia Los medios, bien lo sabes, nos ven como rivales desde hace tiempo. Es normal y predecible, pero me preocupa enormemente, Íñigo, que la militancia y los inscritos nos dejen de ver como compañeros.

Me preocupa también que nuestros debates se banalicen. Pienso que en España está creciendo el espíritu constituyente de una mayoría trasversal que quiere cambios y que debemos alimentar ese espíritu desde la oposición social, no solo frente al Gobierno del PP y sus aliados, sino también frente a las élites que representan. Por eso creo que debemos subordinar nuestro trabajo parlamentario a una estrategia más amplia de construcción de contrapoderes e instituciones sociales alternativas, protegiendo y cuidando además el gran espacio político que compartimos con otros. Sé que tendrías muchos matices que hacer a estas ideas y que no compartirás algunas, pero pensar como pienso, amigo, no es empujar a Podemos a una deriva extremista. Del mismo modo que mienten o no comprenden nada aquellos que te atribuyen estar cerca del PSOE. Tú y yo nos entendemos bien y hasta nos complementamos a veces en este debate, aunque no compartamos todo, pero me preocupa que al final solo quede la caricatura.

Creo, compañero, que es más sensato vincular cualquier lista a las ideas y al proyecto que defienden sus miembros. Creo que esas ideas y proyectos deben quedar plasmados en documentos y que esos documentos deben convertirse en contratos con la militancia y los inscritos e inscritas. Por eso me preocupa votar por separado los proyectos y las personas, pues creo que las personas no pueden desvincularse de sus ideas. Me enorgullece ser tu candidato a seguir liderando Podemos, aunque tengamos diferencias, y te aseguro que me voy a esforzar para lograr la mayor integración de todos los proyectos, pero no me puedes pedir que desvincule mi papel como secretario general de mis ideas.

Sé que piensas diferente pero quiero que sepas que nuestra propuesta de votar a la vez las ideas y a las personas no es una invitación a un duelo en el 'Ok Corral', ni una pelea de gallos, ni una involución democrática, es una propuesta tan legítima como la que defiendes tú. Por eso me preocupa que prevalezca la idea del duelo antes que la del debate fraterno. Tú y yo no somos gallos de pelea, somos compañeros. Quiero un Podemos en el que tú puedas trabajar a mi lado y no frente a mí.

Me preocupa, Íñigo, el papel de árbitro que puedan jugar ciertos intereses editoriales en nuestros debates. Sabes como yo que la visión editorial que comparten casi todos es que el "moderado errejonismo" representa el mal menor frente al "radical pablismo" (los entrecomillados merecerían unas risas en nuestros chats). Sabes como yo que esa visión no solo hace un flaco favor al prestigio de tu proyecto (ser el 'preferido' de ciertos poderes no genera credibilidad entre nuestra gente), sino que envilece los debates. Muchas veces me dices que no debemos decir siempre lo que pensamos de esos poderes y que debemos esperar a gobernar. Tácticamente seguro que tienes razón, pero creo que la gente agradece que digamos, al menos de vez en cuando, ciertas verdades como puños, por muchos que sean los golpes que recibimos por ello después.

Íñigo, quiero que debatamos y te digo abiertamente que voy a trabajar para que las ideas que comparto con otros compañeros y compañeras tengan el mayor apoyo en la Asamblea Ciudadana. Igual que te ocurre a ti con tu proyecto, pienso que el nuestro nos acerca más y mejor a la construcción de una mayoría social de cambio en España. Sin embargo, quiero un Podemos en el que tus ideas y tu proyecto tengan espacio, del mismo modo que los de otros compañeros como Miguel o Teresa. Quiero un Podemos en el que tú, uno de los tipos con más talento y brillantez que he conocido, puedas trabajar a mi lado y no frente a mí.  

Cuidemos el debate, Íñigo, para que, con acuerdo o sin acuerdo, podamos siempre decirnos amigo, hermano, compañero.

Tela, tela, tela. Ahí queda eso.

Criticón Digital