ciudadanos

"Una nación de CIUDADANOS, libres e iguales". En esa frase tan aparentemente sencilla se encierra uno de los mayores –y mejores– descubrimientos políticos y éticos de los miles de años de humanidad. Nada más importante se nos ha ocurrido como especie –con la excepción de los derechos humanos– desde que bajamos del árbol y echamos a andar, y nada mejor hemos conseguido.

¿Representa Albert Rivera la esencia de esa gran nación?

Una nación que vaya más allá de dioses, colores, clases, territorios o idiomas, en la que todos tengamos los mismos derechos y las mismas obligaciones, en la que todos podamos, como decían los Padres Fundadores, buscar la felicidad.

La idea no puede ser más hermosa, pero tiene numerosos enemigos, especialmente en esta España nuestra en la que los nacionalistas, los totalitarios y los nacionalistas totalitarios nos proponen proyectos en los que lo importante será de dónde vienes, qué piensas o a qué grupo perteneces; en los que el individuo sólo será la infinitesimal parte de una clase o de un pueblo, y eso únicamente si supera los controles previos.

Y lo peor no es que estén proponiendo disparates, lo peor es que están consiguiendo llevarnos hacia esos precipicios cada día más deprisa, porque esa construcción política que nos hace libres e iguales no es una meta alcanzada y estable, al contrario: es tan frágil como maravillosa, es delicada como una fina porcelana; y, reconozcámoslo, últimamente en lugar de cuidarla parece que juguemos a tirárnosla unos a otros, como cuando se juega con un globo lleno de agua y la gracia está en que en algún momento estalle y ponga perdido a quien en ese instante lo tenga entre manos.

Pero el estallido de la nación nos va a poner a todos perdidos, aunque la culpa sea de los nacionalistas, de los políticos pusilánimes o de una izquierda traicionera, da igual: el pato lo vamos a pagar todos y a estas alturas no se arreglará si de esa solución no participamos un poco todos.

“Vamos a levantar este país y a recuperar la confianza en las instituciones de forma democrática y sin gritar”. Así se ha expresado el presidente de Ciudadanos (C’s), Albert Rivera, durante la Conferencia organizada por el Foro ABC-Deloitte en el Casino de Madrid a la que han asistido 200 personas. “Ciudadanos es más que un partido político. Es un proyecto para España”. “El problema de España es que faltan un proyecto para nuestro país de ciudadanos libres e iguales”, porque para “gobernar España hay que proponer y no sólo protestar”.                                                                                         

Ante empresarios, periodistas y destacadas personalidades del mundo de la política como la delegada, Cristina Cifuentes, y de la cultura, Rivera ha expuesto los tres pilares de ese “proyecto que falta para España” y que pasa por recuperar “valores constitucionales, por hacer reformas democráticas y por un modelo económico y social”.

El presidente de Ciudadanos, que ha estado acompañado por la candidata de Ciudadanos al Ayuntamiento de Madrid, Begoña Villacís y por el candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, ha explicado que se deben recuperar valores “como la libertad, la igualdad entre españoles, la unión en cualquier rincón y la solidaridad como compatriotas”. Porque para Rivera el proyecto de Ciudadanos debe servir para solucionar “lo que pasa en Cataluña” y defiende: “El mejor antídoto frente al separatismo es la modernización de este país y del modelo económico”.

El segundo pilar para el líder de C´s pasa por la necesidad de llevar a cabo “las reformas democráticas y políticas que necesita España”. Rivera ha defendido de que todas las formaciones políticas hagan“primarias obligatorias para que se pueda escoger a personas y no a partidos”.

El líder de C´s ha puesto de manifiesto la necesidad de hacer las “reformas de la Administración Pública que están pendientes y de tomar decisiones pensando en los ciudadanos y no en los compañeros de partido”. Además de la “separación de poderes para acabar con las trabas a la justicia” y, de un gran “Pacto Nacional por la Educación para terminar con las reformas y contrarreformas y modernizar el sistema  como elemento de justicia social”.

El presidente de Ciudadanos ha hablado sobre el modelo económico y social y ha asegurado que “para que una economía sea sostenible tiene que haber clase media fuerte” y ha defendido un “espacio económico dentro del euro y dentro de Europa”. También ha propuesto “un cambio en el modelo de formación para volver a darle la llave a los parados y la posibilidad de que se formen y puedan rehacer su currículum”.

El líder de C´s ha abogado por un “contrato único para acabar con el drama principal de España que es la temporalidad”. “La idea es acabar con la inseguridad del mercado laboral”, ha señalado. 

El presidente de Ciudadanos ha pedido a los candidatos que “debatan para que la sociedad también pueda volver a preguntar”. “Creo que en el renacimiento civil de España y en un proyecto de país y no de partido para el que tiendo la mano a todos aquellos que se quieran sumar”, ha manifestado.

Criticón Digital