priego

Las elecciones municipales del día 24 han traído más amargura que alegrías para el primer partido de España. Sin embargo, hay dos pequeños pueblos que, por diferentes razones, deberían ser ejemplo en el PP para futuras elecciones, en toda España, si se quiere continuar siendo el partido que ilusione a los españoles, Priego y Cañamares, en la provincia de Cuenca.

Arturo Guijarro Vindel, alcalde en funciones y electo de Cañamares, debería ser nombrado presidente del partido en Castilla-La Mancha. Su gestión como primer edil es intachable. Si alguien se acerca por Cañamares, verá un pueblo donde la perfecta gestión municipal entra por los ojos, oídos y nariz. No hay nada fuera de su sitio, hasta los contenedores de basura están donde deben estar. Un paseo por las calles de Cañamares es un placer, impecablemente limpias, con las fachadas de las casas recien pintadas, sin baches, sin socavones, sin ruidos innecesarios, todo en una armonía que invita a la meditación. Un pueblo que, aunque parezca mentira, no tiene déficit ni deuda, en serio. Hablas con cualquier vecino y se deshace en elogios hacia su alcalde. El 85% de la población ha votado a Arturo, después de 12 años de encabezar la gestión municipal. ¿Alguien da más?

¡ENHORABUENA, ARTURO Y COMPAÑIA!

Priego, la antítesis de Cañamares. 20 años de gestión socialista, lo han convertido en un pueblo anodino, sin personalidad, desestructurado. Paseas por sus calles y dan ganas de llorar. La gestión urbanística ha sido desastrosa, el pueblo es una ruina absoluta, como Grecia, pero ayuno de arte. Sus fiestas, antaño famosas en la comarca y punto de enciuentro cultural y social de la provincia han sido laminadas, descabezadas, eliminadas. La corporación saliente ha sido un cáncer para el municipio.

La candidatura encabezada por Azucena, alcaldesa electa, y perfectamente flanqueada por Jesús, Isabel, Ester, Nicolás, Alfonso, Luís Jesús, Alejandro, Silvia y Pedro Ignacio, bien coordinada por José María y Paco, con un programa ilusionante y un trabajo titánico en el boca a boca, para conseguir que las buenas gentes volviesen a sentirse ciudadanos y votasen, ha conseguido desbancar a los inamovibles socialistas, que creían que el Ayuntamiento era su cortijo, donde campaban a sus anchas, haciendo y deshaciendo a su antojo, señores de vidas y haciendas. ¡La de sapos que se han de encontrar los que ahora entran!

¡ENHORABUENA!

Resultado de imagen de escudo de Priego, Cuenca

Ahora, a convertir Priego en lo que siempre fue, la cabecera de la Comarca. ¡A trabajar!

 

Criticón Digital