eurabia

Oriana Fallaci (1929-2006) escribió una columna periodística dieciocho días después del 11 de septiembre de 2001 mientras "el hedor de la muerte entraba por las ventanas". La periodista había elegido Nueva York para el exilio moral. Era incapaz de vivir con el asco y la impotencia que le producía una Italia, una Europa, ya entonces rendida a la cobardía del buenismo, de lo políticamente correcto. Fallaci por "la coherencia y la disciplina que requiere el exilio" se autoimpuso una mordaza de diez años. Por tanto cuando escribió su largo "sermón" para el Corriere della Sera en 2001 ya sólo el hecho, fue noticia.

Hay momentos de la vida en que callar se convierte en una culpa. Hablar, una obligación, un deber civil, un desafío moral, un imperativo categórico del cual no te puedes evadir.

Recogemos su dolor, perdido como lágrimas en la lluvia, del libro La rabia y el orgullo (La Esfera, 2002). No recomendado para todos los públicos.

La célebre Fallaci gritó hace casi quince años que "sobre el fundamentalismo islámico hoy lo sabemos todo". Sin importarle las consecuencias, como siempre. En el combate cuerpo a cuerpo es ambidextra, por la izquierda y por Alá.

"Querido sostenedor de Las-Dos-Culturas, las mezquitas que en toda Europa florecen a la sombra de nuestro (vuestro) olvidado laicismo y de nuestro (vuestro) pacifismo hipócrita y desbocado están llenas de terroristas y futuros terroristas. Protegidos por el cinismo, el oportunismo, el cálculo, la estupidez de quienes nos los presentan como si fueran tibias de santo.

Add a comment
priego

Las elecciones municipales del día 24 han traído más amargura que alegrías para el primer partido de España. Sin embargo, hay dos pequeños pueblos que, por diferentes razones, deberían ser ejemplo en el PP para futuras elecciones, en toda España, si se quiere continuar siendo el partido que ilusione a los españoles, Priego y Cañamares, en la provincia de Cuenca.

Add a comment
españa

Por su interés, reproducimos el comentario de Jesús Láinz en Libertaddigital. O España o Estado de las Autonomías.

Las evidencias claman al cielo, pero ningún político se enfrenta a ello. Desde hace ya muchos años nadie puede negar que los muros de la patria nuestra, si un tiempo fuertes, hoy yacen desmoronados. Y la grieta por la que empezaron a resquebrajarse, incesantemente agrandada desde dentro, no ha sido otra que el Estado de las Autonomías, aquella ocurrencia diseñada por los constituyentes de 1978 para aplacar el separatismo y que lo único que ha conseguido es agravarlo, extenderlo y afianzarlo.

Add a comment
ciudadanos

"Una nación de CIUDADANOS, libres e iguales". En esa frase tan aparentemente sencilla se encierra uno de los mayores –y mejores– descubrimientos políticos y éticos de los miles de años de humanidad. Nada más importante se nos ha ocurrido como especie –con la excepción de los derechos humanos– desde que bajamos del árbol y echamos a andar, y nada mejor hemos conseguido.

¿Representa Albert Rivera la esencia de esa gran nación?

Add a comment
deuda griega

Por su interés, reproducimos el artículo de Juán Ramón Rallo, publicado en libremercado.com

El principal objetivo del nuevo Gobierno de Syriza es "reestructurar" la insoportable losa de la deuda pública griega, actualmente ubicada en el 175% del PIB. Según se nos dice, Grecia no puede pagar, lo que hace imprescindible una profunda reestructuración de la misma: a saber, alargar los plazos de vencimiento, reducir los tipos de interés o incluso aplicar una quita al principal.

En realidad, buena parte del discurso sobre la insostenibilidad de la losa financiera griega está infundada. En las economías modernas, caracterizas por Gobiernos expansivos y monedas inflacionistas, el principal de la deuda pública nunca se devuelve, sólo se refinancia; de ahí que el coste de estar endeudado dependa únicamente del tipo de interés que el Estado deba abonar por el conjunto de su deuda pública.

Add a comment
FRAP

Sánchez espanta al electorado de centro y allana el camino de Rajoy y de Rivera. El líder de los socialistas vendió su alma a Podemos y a los independentistas y sus marcas blancas con tal de acumular poder territorial y ahora se encuentra con un electorado que desconfía de él y sus amistades.

El hundimiento del PSOE y de Podemos que arroja el barómetro del CIS es tan bíblico como los nombres de sus líderes. Pedro Sánchez y Pablo Iglesias tocan fondo cogidos de la mano. Y el barómetro del CIS no es una encuesta más, es "la encuesta". Puede equivocarse, claro está, pero es la más fiable. Y no sólo por sus 18.000 entrevistas (la última de El País tenía 1.200), sino porque, digan lo que digan, es la única que no tiene un claro tufo partidista. Al fin y al cabo los expertos que la elaboran son funcionarios y eso, hasta un punto, es garantía de limpieza e imparcialidad.

Add a comment
rajoy

Las elecciones son batallas de poder. Todo lo demás son gaitas. Nada hay más patético que ver en balcones y ruedas de prensa a líderes y lideresas, alcaldables y barones trasquilados, agarrados después del recuento al argumento melancólico de que han sido los más votados. Basta con mirarles a la cara y ver sus rostros desencajados para darse cuenta de que ni siquiera a ellos les sirve de consuelo esa verdad aritmética que en el fondo no significa nada. O muy poco. El cementerio de políticos ilustres está lleno de cadáveres que llegaron a la fosa habiendo alcanzado el título de minoría mayoritaria. El PP ha ganado las elecciones municipales por muy poco, sí. ¿Y qué? ¿Gana poder? ¿Consolida el que tenía? ¿Encara en mejores condiciones el futuro que nos aguarda, en las elecciones generales, a la vuelta de la esquina? A estas alturas de la resaca ya no aporta nada hacer la enumeración de daños que ha provocado en el buque del PP la colisión con las urnas de mayo. El panorama es desolador. Pero aún lo es más la actitud de Rajoy, Nerón ante el incendio de Roma, tratando de sobrevivir a la hecatombe como si no fuera con él. Salvo sorpresa de última hora, tras la reunión que mantengan esta lunes por la tarde los miembros del comité ejecutivo del PP todo seguirá igual en la estructura del partido. Retórico propósito de enmienda, patada a seguir y a otra cosa mariposa.

Add a comment
podemos dividido

Podemos da un paso atrás en televisión y radio y se refugia en las redes. Pablo Iglesias acude a los programas escoltado por un equipo que libra una batalla paralela en Twitter y Facebook

El fenómeno Podemos se está desinflando en las encuestas, en parte porque el carril abierto por ellos mismos lo está aprovechando Ciudadanos, que ofrece regeneración con unas propuestas más sosegadas. También se ha podido pinchar la burbuja por la palpable pérdida de apoyos mediáticos, sobre todo entre los medios con una línea editorial progresista. Ya no son solo El Mundo, La Razón, ABC o COPE los que cuestionan sus recetas económicas o quienes ponen zandacillas en forma de investigación al inmediato pasado de su cúpula, excesivamente vinculada económicamente con Gobiernos no demasiado modélicos. 

Add a comment
pablo iglesias

Por su interés, reproducimos un árticulo de Federico Quevedo.

Ha dicho Pablo Iglesias que, si alguien tiene alguna sospecha de financiación ilegal de su partido, que acuda a los tribunales. Sabe por qué lo dice: no existe todavía en nuestro ordenamiento jurídico el delito de financiación ilegal –va a existir en cuanto se apruebe la reforma que el Gobierno ha llevado a las Cortes–, y además su partido, al no tener representación parlamentaria, está fuera de control, por decirlo de alguna manera –y esto también va a cambiar–.

Add a comment
le pen

Por su gran interés, reproducimos el artículo de Federico Jimenez Losantos en Libertaddigital.com,

Una de las pruebas de lo mal que está Francia es lo mucho que empieza a parecerse a España. La gran manifestación de la clase política europea hoy en París será, básicamente, un acto de repudio al FN de Marine Le Pen por burda conveniencia electoral del Gobierno Socialista. Si a un partido que representa a la cuarta parte de los franceses se le excluye de un acto "de unidad nacional", es evidente que en la Francia de hoy está pasando lo mismo que en la España de 2004: el partidismo ha amordazado a la nación.

Add a comment

Criticón Digital