mamading

Discotecas de Mallorca ofrecen copas gratis a mujeres a cambio de sexo oral. Instan a realizar un número determinado de felaciones a varios chicos durante un tiempo preestablecido para regalar 'barra libre'.

Más de uno pensaría que los hombres pagarían las consumiciones, como una forma de prostitución encubierta, luego de recibir la “gentileza”. Pero no, lo hacen los bares. Ellas se encargan de conseguir los números necesarios y, si lo hacen, tienen barra libre por lo que duren sus vacaciones. Si no lo logran, seguirán participando.

Así transcurre la noche de Magaluf, uno de los principales puntos turísticos de la isla de Mallorca. Después de haber protagonizado algunos escándalos mediáticos como el balconing y El desafío de la erección, revelado por la BBC, la localidad balear es noticia en estos días por el descontrol de sus bares. Ahora, a todo eso se le suma el mamading.

Según relatan varios medios españoles, Magaluf pasó de ser uno de los epicentros del pub crawling (recorrido de bar en bar) para convertirse en la cuna de otro fenómeno: las turistas participan de un concurso en el que deben practicar el mayor número de felaciones a hombres de un bar en un mínimo de tiempo. Las ganadoras tendrán barra libre en el local por el tiempo que dure su estadía en la isla. Para las que no alcancen la meta, el final no será tan feliz.

El portal mallorcadiario.com difundió uno de los tantos videos que se graban en esas ocasiones. En él, una joven compite por ganar la contienda, yendo de “compañero” a “compañero”. Ella misma arenga a los hombres a participar del juego. Según mallorcadiario.com, esta práctica se está extendiendo de forma vertiginosa por varios locales y se conocen las identidades de los establecimientos, aunque no se han hecho públicos de momento.

Nada de nada. Si bien el rechazo a esta práctica se generaliza con el correr de las horas, es poco y nada lo que pueden hacer las autoridades baleares, que se excusan en el consentimiento de los participantes. “Se trata de una actividad realizada entre personas adultas que como tal resultan libres de hacer lo que crean oportuno siempre que no existan coacciones”, justifican desde el Instituto de la Mujer de la Comunidad Autónoma de las islas Baleares, pese a que catalogan el caso como “moralmente deleznable y vejatorio para quienes lo practican”.

La entidad informó hoy que trasladará a la Fiscalía Anticorrupción las informaciones sobre locales que promueven el sexo oral a cambio de consumiciones, para que se “valore si puede haberse incurrido en algún tipo delictivo, como inducción a la prostitución”.

Criticón Digital