valvulas

Esta técnica se utiliza para pacientes con enfisema grave que requieren una reducción del volumen pulmonar.

El servicio de neumología de Hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda, Madrid, ha reducido el volumen de un pulmón mediante la implantación de coils (muelles). Esta técnica es muy útil en pacientes con enfisema que padecen un aumento exagerado del volumen de sus pulmones impidiendo su vaciado correcto. “El enfisema es una enfermedad respiratoria asociada al tabaquismo y que se caracteriza por una destrucción del tejido elástico pulmonar y en el que este órgano aumenta su volumen y tiene dificultades para su vaciado. El síntoma más importante de esta enfermedad es la dificultad para respirar, que con frecuencia llega a interferir las actividades diarias y a limitar considerablemente la calidad de vida”, explica la doctora Gema Díaz Nuevo, médico del servicio de neumología de Hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda, Madrid.

Para que estos pacientes mejoren su capacidad respiratoria es necesario reducir el volumen del pulmón. Para conseguirlo de forma no invasiva, el equipo de neumología de Hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda, Madrid, ha implantado en el pulmón unas pequeñas válvulas (coils) de una aleación de níquel y titanio que restablecen la elasticidad del pulmón, reducen su volumen, lo que facilita su vaciado normal. “Los resultados para el paciente son una reducción de la dificultad respiratoria, incremento de su capacidad de esfuerzo y mejora significativa de la calidad de vida”.

Coils

La técnica desarrollada en la Unidad de Broncoscopia Intervencionista de la Fundación Jiménez Díaz, líder en España por complejidad y número de casos atendidos, está concebida para mejorar la función pulmonar y la calidad de vida de los pacientes con enfisema pulmonar grave y se basa en la implantación de un dispositivo -RePneu- que no requiere cirugía, lo que permite una recuperación más rápida del paciente, además de una mejor tolerancia. La implantación de los muelles se realiza con anestesia general o sedación profunda, es decir, con el paciente dormido, y dura entre 30 y 40 minutos.

El enfisema es un trastorno en el que los alvéolos o sacos aéreos se inflan de manera excesiva, provocando una disminución de la función respiratoria. "Está asociado principalmente al tabaquismo continuado y es una manifestación de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)". Además, es muy limitante, puesto que causa fatiga al llevar a cabo esfuerzos muy pequeños, de forma que toda la actividad normal del paciente, desde atarse los cordones hasta ducharse, está muy limitada.

"El enfisema pulmonar grave provoca que el pulmón sea menos elástico, por lo que el tejido queda distendido, empujando el diafragma hacia abajo e impidiendo que el paciente pueda respirar correctamente. Con la implantación de estos muelles en el pulmón se consigue una mejora importante de la calidad de vida del paciente, que empieza a respirar mejor y con menos fatiga", afirma el doctor Flandes.

El dispositivo se asemeja a un muelle de pequeño tamaño y está elaborado con un material llamado nitinol (aleación de níquel y titanio), que posee memoria de forma y que no impide realizar estudios de resonancia magnética. Los muelles se colocan en el pulmón enfermo a través de un broncoscopio y con la ayuda de una técnica de radioscopia, que facilita la visualización del lugar preciso de implantación. Para su colocación en las vías respiratorias, los muelles se enderezan y, gracias a su memoria de forma, vuelven a su forma original en cuanto el broncoscopio las libera, comprimiendo suavemente el tejido pulmonar dañado y manteniendo las vías respiratorias abiertas gracias al restablecimiento de la retracción elástica. En cada intervención se implantan alrededor de diez muelles por pulmón, ya sea en el lóbulo superior o inferior, según qué zona esté más afectada

El tratamiento ofrece una alternativa a la reducción de volumen pulmonar por cirugía y, a diferencia de otras técnicas que también emplean el broncoscopio, se puede emplear en un gran número de pacientes con enfisema pulmonar grave. Se prevé que entre 30.000 y 40.000 pacientes españoles se podrían beneficiar de esta técnica, incluyendo tanto los casos de enfisema pulmonar homogéneo, en los que no hay diferencias en la gravedad de la patología en función de la región pulmonar, como los de enfisema de distribución heterogénea. Además, se puede llevar a cabo con independencia de la ventilación colateral, una condición común en los pacientes con enfisema.

El nuevo dispositivo, cuyo desarrollo de fabricación ha durado cuatro años, está autorizado desde 2010 por la Agencia Europea de Medicamentos y dispone del registro por la Agencia Española de Medicamentos desde finales de 2013. España es el cuarto país europeo al que ha llegado la técnica, tras su uso con gran éxito en Alemania, Francia e Italia. En Alemania se ha tratado a más de 1.400 pacientes con enfisema grave.

Este procedimiento se realiza en quirófano de forma poco invasiva, sin necesidad de realizar incisiones, a través de un broncoscopio. Al paciente se le realiza una sedación profunda y se le inserta un número variable de válvulas según la gravedad de su enfisema. Tras la intervención, el enfermo puede ser dado de alta en 24 horas.

Criticón Digital