Oracle contra Google

El Tribunal de Apelaciones de Washington, Estados Unidos, ha fallado a favor de Oracle en su caso contra Google por el uso de parte del código de Java en la creación de Android. El Tribunal ha estimado que Oracle puede reclamar derechos de autor por el código de Java.

 

  El litigio entre Oracle y Google se remonta a casi cuatro atrás en el tiempo. Oracle denunció a Google en los tribunales por haber utilizado parte del lenguaje de programación de Java en APIs de Android sin su consentimiento. Desde el principio, el caso ha sido complicado por la falta de un criterio legal en torno a la posibilidad de proteger con copyright la escritura de código. Así, el caso ha atravesado distintas fases, en las que distintos tribunales han dado la razón a cada una de las partes.

   Después de varios enfrentamientos legales, el juez de distrito William Alsup determinó que el código empleado por Google no estaba protegido por derechos de autor, por lo que no había delito. En ese momento, Oracle decidió recurrir la decisión del juez Alsup y su petición ha sido tramitada a su favor. Así, El Tribunal de Apelaciones ha determinado que Oracle sí puede exigir compensaciones por el código de Java utilizado en Android, anulando la decisión de Alsup.

 

   "Hemos llegado a la conclusión de que un conjunto de comandos que permiten instruir a un equipo para que lleve a cabo una serie de operaciones deseadas puede contener expresiones que tienen derecho de protección de derechos de autor", ha afirmado el juez Federal Katheleen O'Malley según recoge Reuters.

 

   Esta decisión permite a Oracle ganar una batalla legal y abrir nuevas vías de reclamación contra Google. Según Reuters, Oracle estaría buscando reclamar a Google una cantidad cercana a los 1.000 millones de dólares en concepto de indemnización por el uso de partes de Java en el desarrollo de Android.

 

   Además, el caso podría afectar a la industria del software en general, fijando una postura unánime en relación a la protección de los derechos de autor. En este sentido, desde Google se ha asegurado que la decisión "establece un precedente perjudicial para la informática y el desarrollo de software".

Criticón Digital