tesla transporte

SpaceX, compañía bajo los mandos del CEO de Tesla, Elon Musk, prevé lanzar en 2016 un prototipo a pequeña escala de su nuevo sistema de transporte supersónico.

El visionario tecnológico Elon Musk, fundador de PayPal, la compañía espacial SpaceX y la empresa de coches eléctricos de alta gama Tesla Motors, ha desvelado un medio de transporte terrestre capaz de circular casi a la velocidad del sonido propulsado por energía solar.

Este sistema revolucionario, llamado Hyperloop, planteado únicamente como un modelo teórico por el momento, consiste en una serie de vagones que circulan encapsulados dentro de un tubo en cuyo interior se generan las condiciones ambientales necesarias para que el vehículo se desplace a 1.220 kilómetros por hora. La barrera del sonido está en 1.234 kilómetros por hora.

Dos años antes de que Tesla presentara en sociedad sus revolucionarias baterías, Elon Musk, CEO de esta firma y de SpaceX, ya destacaba por tener ideas futuristas como Hyperloop, un medio de transporte terrestre en el que los viajeros se acomodarían en una especie de cápsulas de aluminio que se desplazan a través de un enorme tubo alcanzando velocidades de hasta 1.200 kilómetros por hora.

Las claves que harían posible que este proyecto de SpaceX fuera tan increíblemente rápido serían la ausencia de rozamiento, el impulso de las energías renovables y la atracción magnética. Sus características le convertirían en una especie de evolución de los trenes bala, que ya han demostrado con creces que pueden alcanzar sin inmutarse los 600 kilómetros por hora.

Poco más se sabe de estas 'cápsulas bala', salvo que, de materializarse, apenas tardarán tres hora en atravesar EEUU de costa a costa, que su construcción costaría una décima parte que la de una línea de AVE y que los futuros billetes serán mucho más asequibles que los de avión, autobús o tren. Su puesta en marcha también abarataría enormemente el transporte de mercancías.

Resultado de imagen de tesla transporte supersónico terrestre

Elon Musk se planteó la creación de Hyperloop como un proyecto a largo plazo y muchos expertos, a pesar de los sofisticados esquemas y de las consistentes explicaciones sobre su funcionamiento, directamente consideraron que sería casi imposible que se hiciera realidad.

Sin embargo, esta semana Musk ha anunciado que el primer prototipo funcional de este sistema comenzará sus pruebas en distancias cortas el año que viene.

Eso sí, esto no implica que se vaya a poder viajar desde 2016 en este nuevo medio de transporte. Su desarrollo y construcción, de efectuarse tras demostrar su viabilidad y conseguir fondos, llevará años.

Eso sí, SpaceX quiere que Hyperloop empiece cuanto antes su andadura y que el proyecto avance a buen ritmo. Con ese objetivo en mente, la compañía ha lanzado esta semana un concurso con el que busca incentivar la creatividad de estudiantes universitarios y de grupos de ingenieros independientes para que diseñen su propia versión de las 'cápsulas' y del habitáculo y los asientos en los que tendrán que viajar los futuros pasajeros.

Resultado de imagen de tesla transporte supersónico terrestre

Para poner a prueba los modelos que resulten seleccionados, Musk construirá una pista de pruebas de una milla (1,6 kilómetros) de longitud cerca de la sede de SpaceX en Hawthorne (California). No obstante, la compañía ha dejado claro que nadie desempeñará el rol de 'conejillo de indias' a bordo de estas cápsulas.

Resultado de imagen de tesla transporte supersónico terrestre

A principios del año que viene comenzará esta competición, de la que no se conocerán más detalles hasta dentro de dos meses. Lo único que se sabe es que se desarrollará en dos eventos principales: uno en Texas en el que los responsables de SpaceX evaluarán las creaciones y otro, que se celebrará en junio de 2016 , en el que las elegidas demostrarán su buen hacer en la pista de Hawthorne.

Musk dio a conocer su propuesta a través del blog de Tesla Motors e incluyó un informe pormenorizado de 57 páginas donde detalló la tecnología necesaria, el funcionamiento del Hyperloop, así como los costes estimados para su fabricación.

Según ese estudio, bastarían 6.000 millones de dólares para construir dos líneas de este tubo, una de ida y otra de vuelta, entre Los Ángeles y San Francisco, una distancia de 550 kilómetros que tardarían en recorrer 30 minutos cada una de las 40 cápsulas con capacidad para 28 pasajeros que se desplazarían por su interior.

La cifra contrasta con los 70.000 millones de dólares estimados para tender una línea de tren de alta velocidad que una las principales ciudades de California, un proyecto que se prevé comenzará su construcción este año y estará operativo en 2029.

El coste por pasaje en el Hyperloop sería de 20 dólares, un precio muy por debajo de cualquier servicio de transporte público de larga distancia en EE.UU.

"El Hyperloop (o algo similar) es la solución para el caso específico de dos ciudades entre las que hay mucho tráfico y que se encuentran a menos de 1.500 kilómetros una de la otra", explicó Musk, que considera que para mayores distancias el viaje supersónico en avión sería "más rápido y barato".

Los tubos del Hyperloop estarían elevados, instalados sobre pilares como si fuera una montaña rusa, y su interior estaría a muy baja presión lo que permitiría que las cápsulas o vagones se movieran suspendidos en el aire. "El viaje sería muy suave", dijo Musk.

La energía que alimentaría los sistemas provendría de placas solares instaladas a lo largo del recorrido.

Según las especificaciones de Musk, el Hyperloop es un proyecto viable con la tecnología existente aunque no está entre sus planes fabricar un prototipo en el corto plazo dado su compromiso actual con Tesla Motors y SpaceX.

Criticón Digital